RECUPERA CON EL 70% DE SU POTENCIA

El nuevo Audi e-tron es el coche eléctrico con la frenada regenerativa más potente

El sistema de frenada regenerativa del Audi e-tron es capaz de regenerar energía con hasta el 70% de su potencia y añadirle hasta un 30% más de autonomía.

Las cuatro unidades del Audi e-tron Prototype en Pikes Peak.
Las cuatro unidades del Audi e-tron Prototype en Pikes Peak.

Audi ha querido mostrar la gran capacidad de recuperación de energía del sistema de frenado regenerativo del Audi e-tron, que se presentará oficialmente el próximo 17 de septiembre en San Francisco. Para ello, se ha llevado cuatro unidades del prototipo a las montañas de Pikes Peak, al sur de las Montañas Rocosas, donde se celebra cada año la prueba Pikes Peak International Hill Climb.

En este escenario, con 1.900 metros de desnivel y 31 kilómetros de pronunciado descenso, el sistema de recuperación de energía del Audi e-tron prototype ha sido capaz de regenerar energía suficiente como para volver a recorrer de nuevo esa misma distancia. Según Audi, de los más de 400 kilómetros de autonomía que este SUV homologará en el ciclo WLTP, este sistema contribuye con hasta un 30%. De la potencia máxima de su sistema eléctrico, 300 kW (408 CV), el SUV es capaz de reutilizar hasta 220 kW y 300 Nm de par, más del 70% del total.

Una parte de los 31 kilómetros de descenso de Peakes Peak, recorridos por el Audi e-tron

Una parte de los 31 kilómetros de descenso de Peakes Peak, recorridos por el Audi e-tron.

Sistema de frenado regenerativo

Audi ha dotado al e-tron de un sistema avanzado de frenado y regeneración de energía, una característica que solo poseen los coches eléctricos, y que puede ser configurado de diversas formas. Los motores eléctricos, gracias a la electrónica de potencia, pueden actuar de la forma habitual, moviendo el coche y consumiendo energía, o como generadores eléctricos, recuperándola y devolviéndola a la batería.

Con el fin de adaptarse a todas las situaciones y necesidades, el Audi e-tron cuenta con tres modos de funcionamiento: manual, automático y de recuperación. En el modo manual el conductor activa el grado de retención, y por lo tanto de recuperación, a través de unas levas situadas en el volante que admiten tres posiciones de regeneración. En el nivel más bajo no existe resistencia ni regeneración: es la llamada ‘conducción a vela’. Cuando el conductor levanta el pie del acelerador no se acciona ninguna retención. En el nivel más alto, la reducción de velocidad es palpable al soltar el acelerador. El conductor puede manejar el coche solamente con este pedal, lo que se conoce como ‘one pedal feeling’, que permite no utilizar el pedal del freno para decelerar el vehículo. En el modo automático, es el sistema predictivo de eficiencia el que decide el grado de regeneración.

Los ingenieros de Audi obtienen los datos del sistema de frenado regenerativo del e-tron

Los ingenieros de Audi obtienen los datos del sistema de frenado regenerativo del e-tron.

En el modo recuperación, el sistema utiliza tanto la regeneración como la frenada hidráulica tradicional. Gracias a que el pedal del freno está desacoplado del sistema hidráulico, el paso del freno regenerativo al freno de fricción es imperceptible. En la primera fase se recupera energía, lo que ocurre en un 90% de las situaciones. El frenado hidráulico solo interviene cuando las deceleraciones son superiores a 0,3 G.

A través de las pantallas, el conductor recibe información del asistente de eficiencia, de serie en este modelo, sobre la ruta y el tráfico, para actuar o no sobre el pedal del acelerador. Este sistema utiliza los sensores de radar, las imágenes de las cámaras de vídeo, los datos cartográficos del sistema de navegación e información Car-to-X (la que procede de la infraestructura), para mejorar la eficiencia. Con la incorporación de un sistema de control de crucero adaptativo opcional, el sistema puede funcionar en modo completamente automático.

Este es el primer modelo de Audi que incorpora un sistema de control electrohidráulico que utiliza un pistón que genera una presión suplementaria y que añade mayor fuerza frenado en situaciones de emergencia. Según indica el fabricante, este actúa en tan solo 150 milisegundos y acorta la distancia de frenado un 20%.

El Audi e-tron cuenta con cámaras de vídeo integradas en lugar de espejos retrovisores

El Audi e-tron cuenta con cámaras de vídeo integradas en lugar de espejos retrovisores.

Prestaciones de sus motores eléctricos

En el Audi e-tron no todo es eficiencia. La marca de los cuatro aros no ha querido quedarse atrás en cuanto a potencia. En el modo de conducción normal, el D, los dos motores eléctricos que lo mueven, situados cada uno en un eje, son capaces de generar una potencia de 265 kW (360 CV) durante un máximo de 60 segundos. En ese tiempo, el par motor que se transmite a las ruedas es de 561 Nm. Esta característica le permite acelerar varias veces y de forma consecutiva, hasta alcanzar los 200 km/h, sin pérdida de rendimiento.

Al cambiar al modo S y pisar a fondo el acelerador se activa el “boost”: durante 8 segundos los motores son capaces de suministrar una potencia punta de 300 kW (408 CV), ofreciendo un par motor en las ruedas de 664 Nm. En estas condiciones la aceleración de 0 a 100 km/h del Audi e-tron prototype es inferior a los seis segundos.

Conversaciones: