Híbridos y Eléctricos

REACONDICIONAMIENTO

Refabricar coches usados se convertirá en un factor clave: Toyota, Renault y Stellantis ya lo hacen

Los grandes fabricantes, ante un panorama en el que las ventas de coches nuevos están abocadas a un decrecimiento, se lanzan al reacondicionamiento de coches usados para prolongar su vida útil y obtener más beneficios de ellos.

Toyota Yaris híbrido en la línea de producción en la fábrica de Valenciennes, Francia
Toyota Yaris híbrido en la línea de producción en la fábrica de Valenciennes, Francia

El cambio de paradigma que está sufriendo el sector de los transportes llevará a los fabricantes de automóviles a vender menos vehículos nuevos, y con ello buscar nuevas fórmulas para mantener su actividad y el flujo de caja. Renault y Toyota ya anunciaron que daban comienzo en algunas de sus fábricas europeas al reacondicionamiento de vehículos usados, una actividad que también practica ya Stellantis, aunque cada una de ellas interpretando el proceso a su manera.

Actualmente las ventas a particulares representan la mayoría de las matriculaciones del parque automovilístico europeo, pero la llegada del coche eléctrico como relevo a diésel y gasolina supone un primer paso hacia un nuevo modelo de negocio, en el que estas ventas irán decreciendo paulatinamente hasta protagonizar cuotas sobre las que no se podrá sustentar el actual tejido industrial articulado en torno a las ventas a particulares.

Es por ello que ante una situación en la que el parque automovilístico está abocado a decrecer, se han de buscar nuevas fórmulas de ingresos, entre las que el reacondicionamiento de coches usados para darles una segunda o tercera vida después de su primer ciclo de vida, toma fuerza. Con ello, además, los fabricantes podrán obtener mayores beneficios por cada coche fabricado.

Renault anunció primero el comienzo de esta actividad mediante su programa ReFactory, que además tiene lugar en una de las fábricas del fabricante francés situadas en suelo español, la de Sevilla. Toyota, por su parte, ha dado comienzo a esta práctica en su fábrica inglesa de Derbyshare como parte de una prueba piloto. Si esta acaba demostrando que se trata de una práctica que puede reportar beneficios y ser viable, la pondrán en práctica en su factoría de Valenciennes, en Francia.

En el caso de Stellantis, el conglomerado euroamericano ha optado por hacerlo a través de la adquisición de una empresa especializada en lugar de llevarlo a cabo ella misma con sus propias instalaciones, pues Stellantis, a través de Stellantis &You, Sales and Services aspira a un volumen de ventas a particulares de alrededor de 100.000 vehículos de ocasión anuales en todos los países en los que está presente.

La empresa en cuestión es Stimcar, de la que Stellantis se ha hecho socio mayoritario el pasado año (anunciaron su inversión en la empresa hace justo un año). Stimcar ya reacondicionaba los coches usados de Stellantis &You, Sales and Services en la central de la ciudad de Nantes con un nivel de calidad, de costes y de fiabilidad tal que llevó a Stellantis a ejecutar la inversión.

El acuerdo prevé, asimismo, el desarrollo de diferentes centros de reacondicionamiento en Francia y por toda Europa. En una primera fase ambas empresas han planeado la creación de nuevos centros de reacondicionado en Francia que se añadirán a los ya existentes en Burdeos, Nantes y Toulouse.

Es es esperar que otros fabricantes de talla similar a Toyota y Stellantis, como el Grupo Volkswagen, pronto anuncien sistemas similares a implantar en sus distintas fábricas.

Conversaciones: