Híbridos y Eléctricos

LOS VUELOS DE PRUEBA ESTÁN PROGRAMADOS PARA 2020

Las operaciones comerciales con taxis aéreos eléctricos empezarán en 2023

Bosch planea desempeñar un papel de liderazgo en la conformación del mercado de las tecnologías para los taxis aéreos. Para ello, dispone de una combinación tecnológica de sensores que no será tan cara, voluminosa y pesada como la aeroespacial, y que podrá ser utilizada en los próximos taxis voladores autónomos.

La tecnología de Bosch para los taxis eléctricos aéreos.
La tecnología de Bosch para los taxis eléctricos aéreos.

El mercado de los vuelos con taxis aéreos eléctricos en las ciudades está encaminado a ver un crecimiento sustancial en los próximos años. “Las personas de todo el mundo cogerán 1.000 millones de vuelos en taxis eléctricos aéreos en 2030”, asegura Boston Consulting Group.

Los expertos esperan que las operaciones comerciales comiencen en 2023 y los vuelos de prueba están programados para comenzar en ciudades como Dubái, Los Ángeles, Dallas y Singapur en 2020. Aunque los pilotos probablemente estarán a bordo al principio, los aviones ligeros podrían comenzar a volar de forma autónoma en las principales ciudades a partir de 2025, controlados por el personal en tierra. 

Para entonces, alrededor de 3.000 taxis voladores estarán en funcionamiento en todo el mundo, según Roland Berger. Esa cantidad aumentará a 12.000 para 2030, con poco menos de 100.000 taxis voladores en el cielo para 2050.

Los consultores de Morgan Stanley estiman que el mercado de los taxis voladores podría incluso alcanzar un valor de 1.350 millones de euros para 2040, extendiéndose más allá de Estados Unidos y el sudeste asiático hasta ciudades grandes y medianas en Alemania.

En este sentido, Bosch planea desempeñar un papel de liderazgo en la conformación de este futuro mercado”, dice Harald Kröger, presidente de la división de electrónica automotriz de Bosch. 

Por ello, no es de extrañar que se ponga a trabajar en la tecnología de sensores de última generación, que conoce bien y por ello es el principal fabricante, para que estos vuelos sean más seguros, cómodos y adecuados.

Según la compañía, la tecnología aeroespacial convencional es demasiado costosa, voluminosa y pesada para ser utilizada en taxis voladores autónomos. Sin embargo, los sensores modernos que también se utilizan para la conducción autónoma o en el EPS (Sistema de Control de Estabilidad) podrían tener el potencial de reducir esta brecha. 

Es por eso que Bosch ha combinado docenas de sensores para crear una unidad de control universal para los taxis voladores. “A través de nuestra solución, el objetivo es hacer que la aviación civil con taxis voladores sea asequible para una amplia gama de proveedores”, dice Marcus Parentis, jefe del equipo de tecnología de Bosch a cargo de las unidades de control. 

Los fabricantes de taxis voladores podrán instalar fácilmente la caja de sensores de Bosch en sus vehículos aéreos utilizando el principio “plug and play”.

“Estamos hablando con fabricantes de taxis aéreos de la industria aeroespacial y automotriz, así como con startups que fabrican vehículos aéreos y estamos buscando ofrecer servicios de movilidad compartida”, dice Parentis. “La pregunta no es si los taxis voladores se harán realidad, sino cuándo”.

“En comparación con los medios de transporte actuales, los taxis voladores ahorran tiempo en viajes de 10 kilómetros o más, con una autonomía máxima de hasta 300 kilómetros”, dice Parentis.

Dependiendo del concepto y la cantidad de pasajeros, “un taxi volador costará alrededor de 500.000 euros”. Como resultado, los vehículos aéreos eléctricos y autónomos ofrecen ventajas, especialmente en movilidad compartida. 

Un taxi volador cuesta mucho menos que un helicóptero comparable equipado con la tecnología actual. Por eso es importante que los proveedores proporcionen una tecnología confiable que no solo sea liviana y fácil de instalar, sino que también ofrezca una ventaja económica en comparación con la tecnología aeroespacial tradicional. 

“Ahí es donde entra nuestra caja de sensores MEMS”, dice Parentis. La abreviatura MEMS significa sistemas microelectromecánicos. 

La caja de sensores de Bosch para taxis voladores está equipada con sensores de aceleración que miden los movimientos de la aeronave. Los sensores incorporados de velocidad de giro miden el ángulo de ataque del vehículo volador, mientras que los sensores de campo magnético miden el rumbo de su brújula. El paquete también incluye sensores de presión, que utilizan presión barométrica para medir la altitud y lecturas de presión dinámica para determinar la velocidad actual del vehículo.

Conversaciones: