Híbridos y Eléctricos

EN UNA CARRETERA DE MONTAÑA Y BAJO UNA GRAN TORMENTA

Un Tesla Model X salva la vida de su conductor tras perder el control del coche

El Tesla Model X de Justin Bowen salvó su vida cuando este perdió el control del coche y se salió de la carretera de montaña por la que circulaba de noche bajo una intensa tormenta.

El Tesla Model X de Justin Bowen quedó detenido en la parte alta de la pendiente
El Tesla Model X de Justin Bowen quedó detenido en la parte alta de la pendiente

El propietario de un Tesla Model X asegura que su coche le salvó la vida tras perder el control en una carretera de montaña por la que circulaba durante la noche bajo una gran tormenta. La casi imposibilidad de hacer volcar el coche, como ya demostraron los test de seguridad, y los sistemas de seguridad activos, como el frenado automático, actuaron de una forma tan eficiente que evitaron que el vehículo cayera por la ladera de la montaña.

Todos los coches eléctricos de Tesla han obtenido hasta ahora las máximas calificaciones de seguridad tanto en los test americanos realizados por la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) como en los europeos de Euro NCAP. De hecho, Tesla afirmó que había sido imposible hacer volcar el coche durante los test realizados al Model X, llegando incluso a romper la máquina que con la que se realizan las pruebas de resistencia del techo.

Test EuroNCAP Tesla Model X

Resultados del Tesla Model X en los test de seguridad de EuroNCAP.

Los test de seguridad tienen un gran valor en la situación “controlada” en la que se ensayan, pero las experiencias reales de los conductores aportan una casuística que también hay que tener en cuenta. Si en muchas ocasiones las noticias sobre Tesla son sobre dudosos accidentes en los que sus sistemas de ayuda a conducción (o la estupidez de los conductores) han sido la causa de un accidente, en este caso la situación es la contraria.

Justin Bowen, propietario de un Tesla Model X, ha relatado la suya a través de su cuenta de Twitter, en la que asegura que su coche le ha salvado la vida. Justin circulaba de noche por una carretera de montaña bajo una intensa tormenta cuando perdió el control de su Model X. El sistema de frenado automático del coche, que funciona sin necesidad de que esté activado el Autopilot, y la casi imposibilidad de volcar del Model X salvaron la vida de su conductor. En lugar de rodar por el terraplén dando vueltas de campana, el coche se detuvo en la parte alta de la ladera de la montaña. Como vemos en las imágenes del rescate del coche por la grúa, los desperfectos en este son mínimos y la pendiente de la que lo extrae muy pronunciada.

Según Bowen, “circulaba sin el Autopilot activado en una carretera notoriamente peligrosa. Había un camión a unos cientos de pies más abajo. Cualquier otro coche hubiera volcado y llegado al pie del terraplén dando vueltas. El sistema de frenado de emergencia detuvo el coche tan pronto como se salió de la carretera, en la parte alta de la pendiente, salvando mi vida”. Tras el accidente la Patrulla de Carreteras de California lo llevó a un motel y al día siguiente regresó al lugar del accidente con una grúa.

Los test de seguridad de los coches eléctricos de Tesla

Una de las cualidades de las que Tesla (y muchos de sus propietarios) están especialmente orgullosa es el nivel de seguridad que alcanzan sus coches eléctricos, ratificado por los crash-test realizados tanto en Estados Unidos como en Europa. En el caso del Model 3, en las pruebas americanas, ha logrado igualar la calificación de sus hermanos mayores, el Model S y el Model X, obteniendo no solo la máxima calificación en el resultado global sino en cada una de la categorías y subcategorías, lo que no suele ser habitual en los modelos de su tamaño. La historia se repite con las pruebas realizadas en Europa por la Euro NCAP, superando al resto de los eléctricos del mercado, destacando sobre todo por sus sistemas de seguridad y ayudas a la conducción, con una nota del 94%.

Conversaciones: