Híbridos y Eléctricos

PULVERIZA TODOS LOS REGISTROS

El coche eléctrico no tiene rival: Volkswagen consigue el récord absoluto con el I.D. R Pikes Peak

El coche eléctrico de Volkswagen se impuso en la cronoescalada Pikes Peak: no hubo rival para el I.D. R de 680 caballos y consiguió el récord absoluto de la prueba.

Volkswagen I.D. R Pikes Peak.
Volkswagen I.D. R Pikes Peak.

Las sospechas se han confirmado: después de que el Volkswagen I.D. R Pikes Peak registrase un tiempo astronómico en la sesión clasificatoria, el bólido eléctrico conducido por Romain Dumas se ha coronado campeón del ascenso al Pikes Peak, y lo ha hecho a lo grande. Cuando se inscribió en Pikes Peak International Hill Climb, Volkswagen apuntaba al récord de prototipos eléctricos que ostentaba desde 2016 el piloto neozelandés Rhys Millen (8:57,118), pero ha terminado llevándose un premio mucho más grande de lo esperado.

Desde el pasado domingo 24 de junio de 2018, el Volkswagen I.D. R Pikes Peak es el coche más rápido en cualquier categoría en ascender los 19,96 kilómetros del “pico de picos”, recuperando más de un kilómetro y medio de desnivel y dejando en el camino todos sus rivales, incluso los prototipos más potentes con motores de gasolina. Con un tiempo de 7:57.148, Volkswagen y Romain Dumas han conseguido el récord de todos los tiempos en la famosa prueba norteamericana de cronoescalada.

La hazaña fue posible gracias a una tremenda carga aerodinámica sobre el Volkswagen I.D. R, repleto de alerones y apéndices, así como los 680 CV de potencia que generan sus dos motores eléctricos alimentados por una batería de iones de litio de 43 kWh de capacidad. La tracción integral a las cuatro ruedas permite al I.D. R acelerar de 0 a 100 km/h en 2,25 segundos, incluso mejorando la cifra que registra todo un Fórmula E de segunda generación (2,8 segundos). El anterior récord de la cronoescalada lo registró en 2013 el nueve veces campeón del Mundial de Rallies, Sébastien Loeb, al volante de un Peugeot 208 T16 con 8:13,878. Ahora, el récord de Loeb y su bólido a gasolina son cosa del pasado: el coche eléctrico ha dado un golpe sobre la mesa, demostrando en "la carrera hacia las nubes" que sin ruido ni emisiones se puede llegar muy alto.

Conversaciones: