Híbridos y Eléctricos

120 KILÓMETROS DE ASISTENCIA

SCOTT Addict eRIDE, 10,75 kilos de auténtica bicicleta eléctrica de carretera

SCOTT presenta en España la bicicleta eléctrica SCOTT Addict eRIDE, una de las bicicletas eléctricas prestacionales más ligeras del mercado con sus 10.75 kilos de peso.

SCOTT Addict eRIDE Premium.
SCOTT Addict eRIDE Premium.

Conforme los grandes fabricantes de bicicletas se adentran en el mundo de las bicicletas eléctricas, las pequeñas firmas que a diario suelen pasar portada quedan relegadas a un segundo plano, ya que aunque se adelanten a los grandes lanzando sus productos, cuando estos lo hacen sientan cátedra de cómo hacerlo. Sería el caso de una de las firmas más reconocidas en la industria del pedal, SCOTT, que se adentra en el mundo de las bicicletas eléctricas de alto rendimiento de carretera con la SCOTT Addict eRIDE.

Hace dos días publicábamos un nuevo modelo de uno de lo fabricantes que más rivaliza con la protagonista de SCOTT de hoy, Specialized, aunque en aquella ocasión para presentar un modelo que poco tiene que ver con la eRide, ya que la Turbo Vado SL 4.0 EQ se platea como una bicicleta de tipo commuter, perfecta para trayectos urbanos diarios.

La SCOTT Addict eRIDE tiene sin duda un número que destaca por encima del resto de cifras que componen sus características, y es el peso total de la bicicleta eléctrica. Para ponerlo en contexto, la bicicleta eléctrica que ostenta el récord del mundo de la más ligera de la historia es una creación casera, se llama Freycicle, y pesa tan sólo 6,87 kilos. La Addict eRIDE no viene a arrebatarle el récord, ni mucho menos, pero con sus 10.75 kilos totales, no hay ninguna que se le acerque en la relación prestaciones y peso.

El secreto mejor guardado de SCOTT, como si de una receta de un exitoso plato se tratara, reside en su cuadro, principalmente compuesto de fibra de carbono y que se ha construido con una nueva forma de aplicación del mismo de la que SCOTT no revela nada. Gracias a ello, el peso resultando para el cuadro de fibra de carbono, llamado HMX Addict eRIDE, es de tan sólo 1,04 kilos.

SCOTT eRide en movimiento.

SCOTT Addict eRide en movimiento.

El esquema eléctrico de la SCOOT Addict eRIDE queda representado por un dueto de motor y batería firmadas por Mahle. El motor eléctrico rinde 60 Nm y 250 W, que saca la energía de la batería de 460 Wh, ampliables a 208 Wh más gracias a un paquete que se puede montar exteriormente el ligero cuadro. La batería fija encuentra sitio en el tubo inferior del cuadro de la Addict eRIDE, ocupando prácticamente todo el hueco en dicho tubo.

Gracias a este esquema, y a la transmisión de Shimano, modelo Dura-Ace Di2 Disc de 22 velocidades, el alcance de los limitados 25 kilómetros hora por ley está garantizado, así como los 120 kilómetros de asistencia al ciclista que SCOTT anuncia para la Addict eRIDE.

Llega ahora la barrera más difícil de salvar a la hora de comprar una bicicleta eléctrica que hace uso de tal derroche de tecnología. Y es que la SCOTT Addict eRIDE, en su versión Premium, que es la que rinde las prestaciones enumeradas, cuesta en España unos escalofriantes 9.499 euros. Aunque SCOTT ofrece versiones más básicas de la eRIDE, con la misma alta calidad de manufactura, que parten desde los 4.599 euros.

Conversaciones: