Híbridos y Eléctricos

CONDICIONES DE FRÍO

Tres Tesla Model 3, un frío helador y una prueba de autonomía real: ¿qué pasará?

El frío debilita la autonomía de las baterías, pero ¿cuánto? Un experto analiza el comportamiento del Tesla Model 3 ante un día helador, comparando sus versiones entre sí.

tesla-model-3-autonomia-frio
Tres Tesla Model 3, un frío helador y una prueba de autonomía real: ¿qué pasará?

El Tesla Model 3 es el eléctrico más vendido en Europa. Cuando uno busca dar el salto a la movilidad eléctrica, o directamente quiere cambiar un eléctrico por otro, el modelo norteamericano es uno de los primeros que vienen a la cabeza. Tamaño correcto, precio ajustado y prestaciones estupendas. Poco más se puede pedir. Sin embargo, esas cifras deben ser demostradas en el mundo real, y eso es lo que han hecho los expertos de RSymons RSEV. Una prueba en condiciones reales de frío con toda la gama del Model 3.

Cuando vamos a comprar un Tesla Model 3 tenemos varias opciones posibles a nuestro alcance. Model 3 RWD con 491 kilómetros de autonomía homologada y un precio de salida de 46.990 euros. El Model 3 Gran Autonomía con 602 kilómetros homologados y un precio mínimo de 52.390 euros y, finalmente, el Model 3 Performance con 547 kilómetros de autonomía y un coste nunca inferior a los 62.990 euros. Una gama muy bien presentada con múltiples opciones para adaptarse a muchos tipos de compradores.

Ahora bien, todos sabemos que las cifras homologadas en ciclo WLTP no son del todo ciertas, y mucho menos cuando la temperatura baja de forma alarmante. Y eso es lo que han querido probar nuestros colegas ingleses. Un test en entornos reales, un día frío, 0 grados centígrados, y una ruta con los tres modelos en las mismas condiciones de tráfico, terreno y velocidad. Las únicas diferencias son las inherentes a cada uno de los modelos de Tesla: baterías, pesos y llantas. Veamos qué pasa.

En una primera etapa del viaje de pruebas el modelo que obtuvo el consumo más bajo fue el Model 3 RWD con un gasto de 16,1 kWh por cada 100 kilómetros recorridos. Hay que tener en cuenta que esta unidad se acompaña de fábrica con un tamaño de llanta ligeramente inferior, 18 pulgadas, en contra de las 19 pulgadas que montan los otros dos modelos. En todos los casos la marca del compuesto era la misma, Hankook. Teniendo esto en cuenta, el segundo más ahorrador es el Model 3 Gran Autonomía, con un consumo de 16,4 kWh por cada 100 kilómetros recorridos. Una diferencia insignificante.

Con esos primeros datos, el test se extiende hasta completar un viaje de 270 kilómetros en condiciones de frío extremo. Al final del recorrido, la unidad de tracción trasera se ha comido el 80% de su batería de 60 kWh, de lo que se deriva en una autonomía real de 318 kilómetros, 173 kilómetros menos de lo homologado. Por su parte, el Model 3 de Gran Autonomía emplea el 75% de la batería de 75 kWh en recorrer la misma distancia, lo que supone una autonomía en dichas condiciones de 360 kilómetros, 242 kilómetros menos de lo estipulado oficialmente. El modelo más prestacional utiliza el 77% de la batería de 82 kWh, lo que representa una autonomía real de 350 kilómetros.

Con todos los modelos arrojando datos significativamente inferiores a los registros oficiales, la prueba se completa con un proceso de recarga. Conectados a un Supercharger de la red, el modelo básico requiere de 10 minutos para agregar 161 kilómetros de autonomía, tiempos casi idénticos al obtenido en los modelos superiores. A medida que la recarga se extiende, las diferencias de tiempo empiezan a ampliarse, aunque poco. Con todo esto, y tras una prueba muy exhaustiva, queda claro que el modelo más lógico en la compra es el Model 3 RWD, ofreciendo la mejor relación precio-producto de toda la gama.

Conversaciones: