Híbridos y Eléctricos

MOTOR MONOCILÍNDRICO

La Yamaha T-MAX híbrida podría estar tras esta nueva patente de Yamaha

Yamaha ha patentado un esquema híbrido aplicado a un scooter de gran tamaño, y podría ser que se tratara de una futura versión electrificada de su scooter deportivo, por lo que podríamos estar ante una Yamaha T-MAX híbrida.

Imágenes de la patente de Yamaha sobre una moto híbrida.
Imágenes de la patente de Yamaha sobre una moto híbrida.

Yamaha se está mostrando como una de las empresas con más presencia en la industria de la dos ruedas, que más fuerte está apostando por la electricidad como fuente de energía. Prueba de ello es que están aplicando su sapiencia en esta materia en todos los sectores en los que está presente su firma, pero la de las dos ruedas y las motos eléctricas en particular son las que, a nuestro parecer, más atención merecen. Ahora el nombre de la firma japonesa vuelve a nuestra portada a raíz de la patente efectuada en base a una futurible moto híbrida.

Lo hacen después de dar a conocer el sistema de baterías intercambiables desarrollado en conjunto con las otras tres grandes firmas japonesas del sector de las motocicletas, Honda, Suzuki y Kawasaki.

Tal vez muchos no lo recuerdes, pero Yamaha hace mucho tiempo que coqueteó con la idea de lanzar una moto híbrida. Fue allá por 2009 y el proyecto no se quedó más que en un concept llevado a cabo sobre el chasis de la T-MAX que Yamaha fabricaba por aquel entonces. Sólo que el bloque de dos cilindros y 500 centímetros cúbicos era sustituido por un motor más comedido, de un solo cilindro y 250 centímetros cúbicos de capacidad, la que se unía un motor eléctrico de 15 kW atornillado al chasis del scooter deportivo.

La Yamaha HV-X conceptual.

Ambos trabajaban en conjunto gracias al uso de una transmisión tipo CVT y el motor eléctrico de alimentaba de una batería de 300 V. Los japoneses llamaron al prototipo Yamaha HV-X, y desde entonces y hasta hoy, no hemos vuelto a saber nada de ninguna moto híbrida por su parte.

Es ahora a raíz de la publicación de CycleWorld, como sale a la luz esta patente de Yamaha, en la que llama la atención la disposición del chasis, que utiliza una caja de cambios de una velocidad como elemento estructural, y se trata, básicamente, de la misma idea aplicada en el scooter híbrido conceptual presentado en 2009.

Eso significa que el motor térmico no puede propulsar por sí solo la moto, sino que alimenta un generador (número 42) que carga la batería. Detrás de él se encuentra el motor eléctrico (número 51) y está montado sobre la misma caja de cambios de tipo CVT mencionada. Pone la guind final una batería de aparentemente gran tamaño debajo del asiento (número 60).

Si bien es cierto que la patente no intenta más que registrar esta idea a nombre de Yamaha y que la silueta de la motocicleta no es más que una imagen ilustrativa, lo cierto es que la disposición de todo el conjunto sugiere que sólo podría tener cabida en un scooter, y no en cualquier scooter, sino uno de gran tamaño, por lo que no sería descabellado pensar que la próxima generación de la Yamaha T-MAX llegue con una variante híbrida, o es más, sólo se ofrezca con esta configuración.

Todo esto, sin embargo, no son más que elucubraciones, y si bien es cierto que el scooter deportivo de Yamaha parece que podría ser el que más posibilidades tuviera de verse electrificado, no queda más que mantenernos a la expectativa y ver qué movimientos llevan a cabo los japoneses en los próximos comprases.

Conversaciones: