Híbridos y Eléctricos

ENTREVISTA A DON WALKER

Don Walker revela la posición de Magna respecto al coche eléctrico y autónomo

Don Walker, CEO de Magna International, cree que el crecimiento de los eléctricos será más lento de lo que la gente piensa, pero en cambio está apostando por desarrollar sistemas eléctricos y autónomos para estar preparados.

Don Walker, CEO de Magna International.
Don Walker, CEO de Magna International.

Magna International es la compañía proveedora de componentes para coches más grande de América del Norte. La empresa canadiense ha diversificado su oferta en múltiples campos, incluyendo sistemas autónomos, tecnología para coches eléctricos e incluso la producción de vehículos enteros. Mediante Magna Steyr, una división de la empresa encargada de la fabricación de coches, en Austria producen el Jaguar I-Pace, por ejemplo.

En una entrevista con Autonews, Don Walker, CEO de la empresa, habló de los proyectos en marcha de su compañía, muchos de los cuales tienen como centro el vehículo eléctrico o autónomo. Sin embargo, el presidente ejecutivo de Magna International no tiene tan claro que los eléctricos dominen el mercado a corto plazo. "Hace diez años, en cada salón que ibas te hacías a la idea de que cada coche nuevo iba a ser eléctrico. Ahora, aunque se han empezado a mover, los eléctricos siguen siendo demasiado caros. Nuestra predicción es que en 2025, los coches eléctricos solo representarán un 5% del mercado, en 2030, nadie lo sabe", admite Walker.

Proyectos eléctricos

Pese a su visión del sector, Magna International tiene un puñado de proyectos eléctricos. En marzo, de hecho, la empresa invirtió 200 millones de dólares para adquirir acciones de Lyft, una compañía de movilidad compartida que aspira a crear un servicio de 'taxis autónomos'. Walker admite que el interés principal de Lyft es desarrollar coches autónomos de nivel 4 y nivel 5, el máximo. Sin embargo, Magna está muy volcada con el desarrollo de sistemas de nivel 2 y 3, con tecnologías como la frenada automática de emergencia con detección de peatones o el mantenimiento automático de carril, tan demandadas por todos los fabricantes actualmente. Aun así, Walker también admite que es una oportunidad para desarrollar sistemas autónomos sin conductor.

El CEO de la empresa explica que trabajarán en California con la unidad de conducción autónoma de Lyft y que su papel será el de proporcionar sistemas de seguridad activa y ofrecerles la experiencia que su empresa tiene en el campo. "Compartiremos la propiedad intelectual de los sistemas que creemos y utilizaremos también los datos que Lyft ha recogido para mejorar nuestros sistemas", explica Walker en el medio estadounidense. De hecho, esta es una parte muy importante, porque los californianos cargan en sus espaldas más de 5.000 millones de millas de pruebas con sus sistemas autónomos, algo de lo que Magna puede aprovecharse. Aunque ni confirma ni desmiente, el presidente ejecutivo de la compañía canadiense no cree que vayan a producir coches específicos para los californianos.

BAIC

Igual que con Lyft, Magna también anunció que desarrollará tecnología eléctrica para BAIC, un fabricante chino, en China. El interés de la empresa radica en que el Gigante Asiático es y será el país con más ventas de eléctricos. Es por eso que, asociados con BAIC, pueden acercar su experiencia al país y trabajar para que el fabricante de coches lance un vehículo 100% eléctrico al mercado. Según Walker, el trabajo ahí se centrará en la plataforma que usarán su siguiente generación de eléctricos. En este caso sí que desmiente cualquier posibilidad de producir el vehículo entero para BAIC porque "tienen las capacidades necesarias para producirlo".

Magna International lleva trabajando en el campo de los eléctricos desde hace 10 años. De hecho, fue la empresa la que propuso a Ford hace una década el Focus eléctrico, quitando el motor de combustión y convirtiéndolo en un eléctrico puro para crear un modelo de cero emisiones que terminó llegando al mercado. Durante esta década, también han trabajado con Volvo y, según confirmó en la entrevista, "también hemos firmado un acuerdo para desarrollar un vehículo eléctrico para Volkswagen en China. Aportaremos los motores, el software, la electrónica, el controlador y la caja de cambios".

Radar Lidar

Magna, por otro lado, también tienen en el mercado un radar de alta definición Lidar que han desarrollado para los clientes que busquen tecnología autónoma. Un radar Lidar permite calcular las distancias desde un emisor láser a un objeto o superficie. Es algo parecido a lo utilizado en la construcción pero optimizado y potenciado par su uso en automóviles. Walker asegura que poseen más de 10 años de experiencia en sensores y radares además de varias patentes en este campo. Aunque admite que el Lidar aún tiene poco mercado y asegura que si consiguen que los costes bajen pueden demostrar que será un sistema crucial para los vehículos autónomos. "En un largo plazo de tiempo, puedo vernos siendo capaces de poner coches autónomos que funcionen en lugares cubiertos de nieve solo con un radar, pero ahora, de momento, necesitas el Lidar".

Conversaciones: