Híbridos y Eléctricos

DEBIDO AL BAJO PRECIO DE LA GASOLINA

En Dubái, los coches eléctricos son propiedad del Gobierno y de los más pudientes

A pesar de los incentivos del gobierno de Dubái para alentar la compra de coches eléctricos, por ahora solo los adquieren los organismos públicos y los ciudadanos más adinerados, debido al bajo coste de propiedad de los vehículos de combustión y la escasa oferta y disponibilidad de los eléctricos.

La oferta de coches eléctricos no convence a los conductores de Dubái.
La oferta de coches eléctricos no convence a los conductores de Dubái.

Dubái, uno de los siete emiratos que conforman los Emiratos Árabes Unidos, es conocido por su petróleo y por lo tanto como el país de la gasolina barata y los coches deportivos y de gran tamaño, ya que el consumo no es precisamente la mayor preocupación de sus propietarios. Sin embargo, desde la década de los 80 la política interna se ha centrado en la búsqueda de alternativas económicas para generar ingresos y evitar la dependencia directa del petróleo. En este sentido, Dubái tiene objetivos ambiciosos en relación con los coches eléctricos, para los que ofrece ventajas a la hora de circular, aparcar o recargar sus baterías.

Los propietarios de un coche eléctrico en Dubái disponen gratuitamente de estacionamiento en los aparcamientos públicos, peajes en las autopistas e incluso energía en las 200 estaciones de carga que el gobierno instaló en la capital del país.

El coste de propiedad de un vehículo de combustión en los Emiratos Árabes no es especialmente prohibitivo. Más bien al contrario. Gracias a que el precio de la gasolina es de los más asequibles del mundo. Llenar un tanque de 60 litros cuesta aproximadamente 36 euros, mucho menos que los que cuesta en Estados Unidos, aproximadamente 44 euros o en Noruega, donde llenar ese mismo depósito cuesta 110 euros, una de las razones por las que parque de coches eléctricos se ha disparado muy por encima al resto de los mercados del mundo.

Dubái

Las carreteras de Dubái son generalmente autopistas que pueden alcanzar hasta 16 carriles.

Según los informes de Autodata Middle East, que proporciona datos y valoraciones sobre la industria local, “a menos que el comprador se preocupe realmente por el medio ambiente, no hay muchos incentivos”. Más bien al contrario. Las carreteras de Dubái son generalmente autopistas que en algunos casos se extienden a 16 carriles, lo que puede ser un poco intimidante. Esa es una de las razones por la que “aquí se opta por vehículos más grandes” según Karim El-Jisr, director ejecutivo del SEE Nexus Institute, que asesora a las ciudades sobre el desarrollo sostenible. Un coche premium en Dubái cuesta la mitad que en Noruega, lo que no hay una razón económica para adquirir un coche eléctrico. "Si queremos acelerar la captación, necesitamos una gama más amplia de vehículos eléctricos para satisfacer los gustos y las diferentes economías", ha añadido El-Jisr.

A pesar de todo esto, el gobierno estima que podrían circular hasta 32.000 vehículos eléctricos por sus carreteras para 2020, si los fabricantes de automóviles ofrecieran modelos adecuados a los gustos de los tres millones de personas que viven en los Emiratos Árabes. Además hay un problema de suministro, que desde el gobierno ya han planteado a los concesionarios. "Incluso hoy, si ofreciésemos todos los incentivos imaginables para la compra de un coche eléctrico, no habría suficientes unidades disponibles", ha explicado Faisal Rashid, director del Consejo Supremo de Energía de Dubái. 

La realidad de la movilidad eléctrica Dubái

Hoy en día, en Dubái circulan alrededor de 4.000 vehículos híbridos y eléctricos. De ellos menos de 1.000 son cien por cien eléctricos. El objetivo para 2030, poco ambicioso, es que el 10% de todos los vehículos nuevos que se vendan sean completamente eléctricos.

El mayor comprador de vehículos eléctricos es el gobierno, lo que demuestra que el conductor privado no tiene mucho interés por ellos. Además, los pocos coches eléctricos que circulan por sus autopistas son de alta gama, en general de Tesla, que en Dubái se vende a partir de 80.700 euros.

Cuando Renault comenzó a vender el Zoe hace tres años, su primer cliente fue la Autoridad de Electricidad y Agua de Dubái, seguida por la Policía y otras agencias de servicios públicos y gubernamentales. "En el lado minorista, no hemos visto el mismo éxito", afirma Salah Yamout, director de ventas y marketing de Arabian Automobiles, distribuido de Renault en Dubái.

Dubai Sustainable City

Dubai Sustainable City.

Tesla no ha proporcionado cifras oficiales de ventas en esta región de sus dos modelos a la venta, pero sí ha afirmado que está recibiendo reservas para el Model 3 “Standard”, el de menor precio que entregará el próximo año. Por ejemplo, la Autoridad de Transporte Vial, que gestiona las carreteras, el transporte público y el servicio de taxis, comprará 200 unidades del Model 3 para integrarlas en su flota de 5,000 vehículos.

Algunos de las primeras estaciones de recarga para coches eléctrico se instalaron en 2015 en Dubai Sustainable City, un espacio de más de 450.000 metros cuadrados diseñado para mostrar las soluciones para construir una ciudad moderna y ecológica. Entre sus 2.700 residentes hay 15 coches eléctricos, todos ellos de Tesla.

Conversaciones: