Híbridos y Eléctricos

GUERRA ABIERTA

Europa y EE.UU. están negociando las exenciones fiscales a los coches eléctricos

El mercado eléctrico se ha convertido en un nuevo centro de disputa comercial. Estados Unidos buscar blindar a sus marcas, aunque está negociando con Europa para incluir a los fabricantes en las excepciones fiscales.

Europa-Estados-Unidos
Las negociaciones siguen su rumbo, aunque Estados Unidos no l pone fácil

El coche eléctrico no sólo ha cambiado nuestra forma de concebir la movilidad, sino que también ha abierto el mercado a un nuevo horizonte. La electrificación del parque ha permitido la aparición de nuevas marcas y protagonistas en una industria bastante cerrada y aislada. China está marcando el ritmo en cuanto a oferta y demanda, lo que ha puesto en jaque las políticas comerciales de muchos territorios. Estados Unidos quiere blindar su industria a base de incentivos fiscales. Las marcas europeas se verían muy perjudicadas por la medida, y por eso Europa y Estados Unidos están negociando posibles beneficios para los coches eléctricos del viejo continente.

La situación es mucho más dramática de lo que podemos imaginar. Europa tiene ambiciosos planes en cuanto a su parque automovilístico. Todos los pasos están dirigidos al cese de las ventas de coches de combustión a partir de 2035. Tal horizonte de cero emisiones tiene implicaciones secundarias. Los fabricantes saben que van a vender menos, y por eso la dependencia de otros mercados se ha disparado. China y Estados Unidos ganan peso, pero los americanos no están muy por la labor de beneficiar la industria extranjera.

Hace unas semanas el Gobierno de Joe Biden presentó una propuesta por la cual sólo ofrecería incentivos fiscales a la compra de coches eléctricos fabricados dentro de Estados Unidos, baterías y materiales incluidos. Eso supondría un duro varapalo para las compañías, ya que les obligaría a desplazar la producción a Norteamérica, encareciendo el producto final en Europa, algo que tampoco quieren. Estados Unidos es importante, sí, pero no tanto como para derivar la fabricación de coches eléctricos al país. Algunas marcas como Mercedes ya ofrecen allí instalaciones para su línea EQ, pero otros fabricantes no podrían alcanzar ese objetivo en la vida.

Línea produccion Volkswagen ID.4
Volkswagen ya ha empezado la producción del ID.4 en su planta de Estados Unidos

Inmediatamente los altos responsables de la Unión Europea respondieron al Presidente americano con un rechazo total de la medida propuesta. Estaba claro que las marcas europeas no quieren perder el mercado americano, pero en las oficinas de la Unión Europea saben que desviar aún más la producción fuera del viejo continente puede traer incluso problemas más graves: desempleo, falta de inversión, reducción en las ventas, y muchas otras consecuencias inimaginables que debilitarían aún más la ya de por sí desarticulada infraestructura de producción.

Las negociaciones se han puesto en marcha con un objetivo claro: incluir a los fabricantes europeos en la lista de exenciones fiscales para la compra de coches eléctricos. Aunque supone una propuesta bastante lógica, nadie espera que Estados Unidos de su brazo a torcer fácilmente. La mesa de negociación está conformada no solo por altos directivos de la Bruselas, también por altos directivos de las principales marcas que tienen intereses especiales en el asunto. Se espera que las conversaciones se dilaten durante unas semanas, aunque la propuesta final deberá ser aprobada antes de que acabe el año.

Europa siempre ha sido contraria a penalizar la venta de coches extranjeros. Las políticas de libre comercio del viejo continente permiten que los fabricantes puedan vender aquí sus productos sin verse penalizados por el camino. El ejemplo más claro es el de Tesla. La empresa de Elon Musk lleva años popularizando sus vehículos eléctricos y hasta la fecha nadie se ha interpuesto a esa expansión. Por el contrario, Estados Unidos sí ha ofrecido exenciones a las marcas coreanas, lo que ha irritado incluso más a los políticos europeos.

Conversaciones: