Híbridos y Eléctricos

ESPERANZA EN LOS MERCADOS

Evergrande apuesta todo al coche eléctrico: en 10 años será su principal fuente de ingresos

Acuciada por graves problemas financieros, el presidente de Evergrande ha anunciado oficialmente que la compañía se centrará en la movilidad eléctrica.

Evergrande apuesta coche eléctrico
Evergrande apuesta todo al coche eléctrico: en 10 años será su principal fuente de ingresos

Evergrande se ha convertido en un Too big to fail. La gigantesca inmobiliaria china atraviesa un delicadísimo momento financiero. Las deudas se acumulan encima de la mesa de los directivos, aunque acaban de tomar un pequeño respiro gracias a la subida de sus acciones tras apostar por su unidad de coches eléctricos. Un intento más de esquivar una quiebra total que pondría en peligro parte de la economía china.

En palabras de su propio presidente, Hui Ka Yan, Evergrande apuesta claramente por convertirse en una firma de movilidad eléctrica. Espera poder convertir su división de automóviles en el motor principal de la recuperación, dejando de lado un mercado inmobiliario donde actualmente se encuentra con una deuda estimada de más de 300.000 millones de dólares.

El plazo fijado es de 10 años. Una transición lenta que deberá acelerar el ritmo si realmente quiere contentar a las autoridades y a los inversores. En 2019 el Grupo Evergrande fundó su división de automóviles. Desde entonces han surgido muchas informaciones, rumores y datos, pero pocos hechos concretos. Todavía no han producido un solo coche, y la gente está empezando a impacientarse dada la situación actual de la compañía.

Evergrande apuesta coche eléctrico

Coche eléctrico de Evergrande.

A pesar de ello el anuncio de Hui Ka Yan ha sentado bien en los parqués financieros. Evergrande ha subido su cotización un 6% en poco tiempo, mientras que China Evergrande New Energy Vehicle Group ha subido un 17%, aunque posteriormente la euforia se ha contenido con la baja de algunos puntos. A pesar de ello el ánimo es bueno y el gigante chino parece dispuesto a solventar el problema.

El cambio de identidad comercial no es nada premeditado o una solución a la desesperada. Desde Beijing se apoya firmemente a las empresas de movilidad de nueva energía, es decir: a las empresas de coches eléctricos. Gracias a ese apoyo han surgido en los últimos años firmas importantes como NIO, XPeng y muchas otras. China parece decidida a ser referencia en el sector, y por apoyo no será.

Dentro de la euforia, la realidad indica que la situación no es nada buena. Desde que fuera fundada en 2019 la división de vehículos eléctricos de Evergrande no ha producido un solo beneficio. No solo eso, se calcula que en estos dos años ha supuesto una inversión cercana a los 3.700 millones de dólares, acumulando unas pérdidas netas que rondan los 752 millones desde la primera mitad de este año.

Si los mercados se calman y Evergrande consigue retomar la senda, los planes fijan la salida a la venta de su primer producto a principios del próximo año, en 2022. Sin fecha concreta, la planta de Tianjin será la encargada de la producción, aunque teniendo en cuenta la situación no es nada descabellado pensar en que finalmente esta se retrase a la espera de liquidar deudas e inyectar liquidez en las cuentas de la empresa.

Conversaciones: