QUIERE CONSTRUIR 3 FÁBRICAS

'Juego de Tronos' en Volkswagen para asegurarse las baterías de sus coches eléctricos

Volkswagen planea construir tres gigafactorías en Europa para asegurarse el suministro de las celdas que necesita para fabricar sus coches eléctricos, pero no contaba con la oposición de uno de sus principales proveedores.

Los planes de Volkswagen para fabricar baterías en Europa entrarían en conflicto con los intereses de uno de sus principales proveedores.
Los planes de Volkswagen para fabricar baterías en Europa entrarían en conflicto con los intereses de uno de sus principales proveedores.

El compromiso de Volkswagen de fabricar tres millones de coches eléctricos de aquí a 2025 podría ser un reto más grande y con mayores dificultades de las esperadas. No solamente se trata de desarrollar y comercializar una nueva gama de vehículos de cero emisiones, sino que el fabricante alemán también debe asegurarse una cadena de suministro completamente nueva para proveerse de motores eléctricos y baterías que antes no utilizaba. Para fabricar estas últimas, el componente más caro e importante de los coches eléctricos, Volkswagen está dispuesto a invertir miles de millones en la construcción de nuevas fábricas en Europa, pero no contaba con la oposición de uno de sus proveedores.

Según la publicación Manager Magazin, Volkswagen tenía planeado anunciar el pasado mes de diciembre una inversión multimillonaria en la construcción de tres gigafactorías europeas junto con la empresa surcoreana especialista en baterías SK Innovation. En cambio, según reza la revista alemana, “sus propios proveedores torpedearon la operación”. Para arrancar el proyecto de más de mil millones de dólares, al Consejo de Supervisión de Volkswagen solamente le quedaba concretar las tres ubicaciones para las fábricas de baterías, preferiblemente cerca de los centros productivos de la marca, pero uno de los principales proveedores de celdas de baterías que tiene la empresa alemana en la actualidad se opuso a que uno de sus rivales directos se beneficiase de este acuerdo.

Por lo visto, tal y como podemos leer en Manager Magazin, que cita fuentes anónimas “familiarizadas con las negociaciones”, LG Chem, su principal proveedor de baterías fuera de China, habría amenazado a Volkswagen con dejar de suministrar sus celdas si finalmente el constructor alemán de vehículos se decidiese a fabricar sus propias baterías para coches eléctricos de la mano de SK Innovation. Ante estas circunstancias, Volkswagen habría preferido replantearse el proyecto con el fin de no retrasar la salida al mercado de su nueva gama de vehículos sin emisiones, que arrancará con el lanzamiento del ID.3 antes de que finalice el presente año.

Conversaciones: