Híbridos y Eléctricos

SÓLO 5 % DE COBALTO

La Ford F-150 eléctrica usará la primera batería NCM del mundo con 90 % de níquel

El fabricante de baterías SK Innovation suministrará las baterías de la futura Ford F-150 eléctrica, que empleará la primera batería del mundo con una química NCM 9(1/2)(1/2), con un contenido en níquel del 90 %.

Ford F-150 eléctrica
Ford F-150 eléctrica

La Ford F-150 eléctrica es una de las muchas pick-up eléctricas que están en el candelero y que llegarán al mercado en los próximos dos, tres años, si bien la de Ford cobra una dimensión especial: no podemos olvidar que la Serie F lleva siendo el coche más vendido en Estados Unidos en las últimas cuatro décadas, alcanzando el año pasado las 896.526 unidades vendidas en su país local. Desde el anuncio de su versión eléctrica hay más focos apuntando hacia ella, y ahora hemos sabido las baterías que utilizará: las primeras baterías del mundo en utilizar una química NCM con un contenido del 90 % en níquel.

Según ha informado la prensa especializada surcoreana, SK Innovation será el proveedor de las baterías de la futura Ford F-150 eléctrica. Unas baterías de iones de litio con celdas NCM (níquel-cobalto-manganeso) con una particularidad muy especial: será la primera batería NCM del mundo con un 90 % de níquel.

SK Innovation se convertirá en el primer fabricante de baterías en comercializar esta tecnología. Se trata de una batería NCM que podríamos considerar 'NCM (9 ½ ½)', es decir: sus celdas contienen un 90 % de níquel, un 5 % de cobalto y un 5 % de manganeso. SK Innovation suministrará estas baterías a la pick-up eléctrica de Ford, cuyo lanzamiento está previsto a mediados de 2022.

Al reducir la cantidad de cobalto a solamente el cinco por ciento, se reduce el coste de fabricación (recordemos que el cobalto es el elemento más caro de las baterías). Por otro lado, al aumentar la proporción de níquel se aumenta la densidad energética de la batería, lo que redunda en una mayor autonomía. Sin embargo, elevar la cantidad empleada de níquel presenta un problema: la estabilidad de la batería empeora. SK Innovation habría conseguido solventar este problema con una nueva tecnología, si bien no se conocen los detalles.

Según las fuentes consultadas, SK Innovation espera que la F-150 pueda alcanzar los 700 km de autonomía con esta batería (una cifra tal vez demasiado optimista), a la vez que el tiempo de carga se reduzca significativamente. SK Innovation ya se está preparando para producir en masa estas baterías, y para ello está construyendo dos plantas de baterías en Estados Unidos a través de la subsidiaria SK Battery America (SKBA).

SK Innovation invertirá un total de 5.000 millones de dólares en suelo estadounidense para la construcción de estas dos fábricas de baterías: la planta 1 producirá baterías NCM 811 (80 % níquel, 10 % cobalto, 10 % manganeso) para coches eléctricos de Volkswagen; la planta 2 producirá las baterías NCM (9 ½ ½) para Ford. Cuando ambas estén finalizadas, tendrán una capacidad de producción anual de 21,5 GWh para el año 2023.

Otros competidores de SK Innovation también están presentando sus baterías con alto contenido en níquel: LG Chem suministrará a General Motors baterías tipo bolsa con un 90 % de níquel, si bien emplearán una química NCMA (níquel-cobalto-manganeso-aluminio), distinta a la de SK Innovation. Samsung SDI también trabaja ya en su quinta generación de baterías, que se espera tengan más de un 80 por ciento de níquel.

Conversaciones: