Híbridos y Eléctricos

VÍDEO DEL SOFTWARE EN FASE BETA

Así interpreta el Autopilot de Tesla la realidad que lo rodea: ¿qué se le escapa?

En un vídeo publicado en Youtube se muestran superpuestas la visión real del conductor y la del Autopilot de Tesla, que es capaz de detectar y reconocer en su entorno calzadas, intersecciones, vehículos, marcas viales, señales y semáforos para reaccionar ante cualquier imprevisto.

Autopilot de Tesla Full Self Driving
Así ve su entorno la versión beta del sistema de conducción autónoma total del Autopilot de Tesla. Imagen extraída del vídeo del canal de Youtube AI DRIVR.

Actualmente los coches eléctricos de Tesla pueden configurarse en tres niveles de “conducción autónoma” que incluyen diferentes sistemas de ayudas a la conducción. Tanto el nivel básico, de serie, como en el Autopilot mejorado o el de conducción autónoma total están clasificados como un nivel 2 de automatización según SAE. Para este último, Tesla promete conducción autónoma total en un futuro hasta un nivel 5. Una realidad que demuestra un vídeo en el que se puede comprobar cómo ve el Autopilot de Tesla la realidad que le rodea.

La versión beta del software de Tesla, con las funciones completas para la conducción autónoma, se encuentra actualmente en pleno desarrollo. Algunos de los empleados y clientes de Tesla con el paquete Full Self-Driving instalado en sus vehículos, participan de una proyecto piloto de prueba mediante lo que el fabricante llama su “programa de acceso temprano”.

Actualmente, el Autopilot no se considera un sistema de conducción autónoma porque requiere que el conductor permanezca sentado tras el volante vigilando las decisiones del software y listo para tomar el control en cualquier momento. Sin embargo, este paquete de software realiza todas las tareas de conducción de forma autónoma, incluida la conducción a través de intersecciones, sin contar con que todo ello está supervisado por un conductor.

En este vídeo publicado por el canal de Youtube AI DRIVR, se puede ver la manera en la que el sistema es capaz de reconocer su entorno a través de las cámaras y los sensores incorporados. En él se superponen la visualización del conductor a los mandos del volante con los bloques que el software identifica. De esta manera se puede apreciar como es capaz de navegar por las calles de la ciudad detectando, identificando y reconociendo cada uno de los elementos de la vía, ya sean otros vehículos, los límites de las calzadas, las intersecciones, los semáforos y otro tipo de marcas viales y señalizaciones. Todo ello en tiempo real y con suficiente distancia a ellos como para que el sistema pueda reaccionar ante un peligro inminente.      

Los comentarios que hagan los usuarios de este programa de los errores encontrados durante su experiencia y las mejoras que se podrían implementar son recopilados por Tesla en una base de datos que servirá para pulir sistema. Además, esta información le sirve al fabricante para demostrar que la conducción autónoma es más segura que la conducción humana.

Una vez que finalice todo el desarrollo de las pruebas reales y se considere que todo el sistema funciona correctamente, Tesla informará a los reguladores para que pongan en marcha los mecanismos legislativos para autorizar el sistema y poder trasladar la responsabilidad de la conducción al vehículo, convirtiéndolo realmente en un coche autónomo.

Durante los últimos meses, Tesla está ahora expandiendo el programa de acceso temprano a más clientes para que la base de datos disponible sea cada vez mayor y demuestre lo que su CEO, Elon Musk, ha afirmado siempre que habla del Autopilot: que será un sistema de conducción autónoma de nivel 5 y que será más seguro que la conducción humana.

Conversaciones: