Híbridos y Eléctricos

SUPERCHARGERS ABIERTOS

Tesla tiene buenas noticias para los conductores de vehículos recuperados

Hace dos años Tesla anuló, de la noche a la mañana, el acceso a la red de supercarga a los coches recuperados, los reparados tras un siniestro. La injusticia pronto llegará a su fin, pues parece que los de Austin han reculado en la estrategia.

Tesla-Supercharger-Superior
Los Tesla recuperados tendrán los mismos beneficios que el resto de los modelos

Los continuos vaivenes de Tesla a veces cogen por sorpresa a muchos usuarios. El acceso a su extraordinaria red de supercargadores es algo que muchos conductores desean, aunque durante mucho tiempo no todos han podido acudir a sus numerosos puntos de carga. Los coches recuperados siempre han estado en el punto de mira de la compañía, mirándolos como si se tratasen de modelos de otras compañías. Finalmente, Tesla parece que está reculando en esa estrategia, devolviéndoles beneficios como los del resto de la gama; pronto podrán volver a recargar en la red de Supercargadores.

Si echamos la vista atrás vemos como esta no es la primera vez que hablamos en semejantes términos. De forma intermitente, Tesla jugado con las esperanzas de muchos usuarios de vehículos recuperados. En el verano del año pasado todo hacía indicar que los puntos volvían a estar disponibles para los usuarios, pero en apenas una semana se les volvió a cancelar las cargas. Todo parecía indicar que había sido un error.

Un coche recuperado es un coche que ha sido completa o parcialmente reconstruido después de sufrir un grave accidente. En Estados Unidos estos coches son dados de baja de las listas de tráfico y depositados directamente en un desguace para ser reaprovechados por piezas. Sin embargo, numerosos usuarios ven en estos modelos destruidos una forma muy económica de hacerse con un Tesla. Los reparan, los devuelven al servicio y el trabajo está hecho. No estamos hablando de un número muy alto de unidades, pero sí que hay bastantes más de las que podemos imaginar circulando por Norteamérica.

Tesla siempre ha declarado que a su red de carga tiene acceso los que ellos quieran, algo completamente lógico. La excusa esgrimida para denegar la recarga a los coches rescatados se basa en que consideran los vehículos rescatados como inseguros, ya que hablamos de una reparación muy especializada que puede no haberse realizado bajo estrictos estándares de seguridad. Sin embargo, Electrek ha obtenido documentos internos de la compañía que detallan los planes para permitir que los coches rescatados vuelvan a tener los mismos beneficios.

En el informe titulado: “Inspección de seguridad de carga rápida de vehículos con título de salvamento” se recogen los pasos necesarios para inspeccionar el paquete de baterías de alto voltaje y de los componentes relacionados con el sistema de carga. Si el coche recuperado pasa los estándares de calidad recibirá el visto bueno para utilizar los supercargadores, y si no completa la revisión, la propia compañía ofrecerá realizar las reparaciones necesarias que garanticen la conexión segura.

No cabe duda que esta es una gran noticia por partida doble. Lo primero es que más coches eléctricos estarán en circulación. Lo segundo es que los usuarios de vehículos recuperados verán recompensado su esfuerzo, y además tendrán la garantía de que las reparaciones son seguras y acorde a los estándares de la compañía. Es más que evidente que tener semejantes certificaciones alimentará el uso y la recuperación de Teslas siniestrados, un mercado que puede elevar su cotización en los próximos meses o años.

Conversaciones: