MEJORA DE UN 35%

Akasol aumenta la capacidad de sus baterías para autobuses eléctricos hasta 330 kWh

Akasol ha conseguido mejorar los paquetes de baterías de los autobuses eléctricos EvoBus para incrementar su capacidad energética en un 35%, hasta los 330 kWh de potencia.

Las baterías del autobús eléctrico Mercedes-Benz Citaro, fabricadas por Akasol.
Las baterías del autobús eléctrico Mercedes-Benz Citaro, fabricadas por Akasol.

El fabricante de baterías Akasol, en colaboración con su principal cliente, Daimler, ha conseguido mejorar los paquetes de baterías de los autobuses eléctricos EvoBus para incrementar su capacidad energética en un 35%. Los paquetes de celdas de la actual generación, que se comenzará a fabricar en Alemania a partir de otoño, ofrecen 243 kWh de capacidad. En cambio, a partir de 2020, cuando se lance al mercado la segunda generación de baterías Akasol para vehículos eléctricos de gran tonelaje, estos pasarán a almacenar 330 kWh de energía.

Mientras que los paquetes de batería actuales ofrecen 25 kWh cada uno de ellos, la segunda generación alcanzará 33 kWh por paquete, con un total de 330 kWh por vehículo. Esta mejora ha sido posible sin alterar la construcción de los vehículos, sin incrementar su peso y preservando la compatibilidad de la batería con las características de los autobuses. Gracias a las nuevas baterías de ion-litio, los autobuses eléctricos podrán disfrutar de entre 200 y 250 kilómetros de autonomía, dependiendo de las circunstancias del recorrido y de la vía.

"Además de las baterías mejoradas, hemos hecho muchas otras pequeñas optimizaciones, como por ejemplo en el sistema de gestión de la batería y la arquitectura mecánica", explica Sven Schulz, CEO de Akasol. "Desde el comienzo de nuestra asociación con Daimler en 2015, hemos desarrollado una gran confianza mutua. Ahora hemos recibido el encargo de la segunda generación, incluso antes de comenzar la producción en serie de la primera… Es una buena señal", concluyó.

Los paquetes de baterías de iones de litio de ambas generaciones son compatibles con la carga ultrarrápida (hasta 300 kilovatios) y pueden suministrar energía a los equipos auxiliares del vehículo, como el aire acondicionado y los sistemas eléctricos. "El factor clave para proporcionar robustez y durabilidad recae en la eficiente refrigeración por agua de Akasol", asegura el fabricante, que garantiza una temperatura estable a 25 grados centígrados y permite que los autobuses operados por baterías funcionen en cualquier clima. Para optimizar el aprovechamiento del espacio en este tipo de vehículos, los paquetes de baterías se montan parcialmente en el techo y en la parte trasera de los vehículos.

Conversaciones: