Híbridos y Eléctricos

SILA NANOTECHNOLOGIES

El Mercedes EQG empleará una batería de silicio creada por un antiguo trabajador de Tesla

El próximo coche eléctrico de lujo de Mercedes montará una batería novedosa con base de silicio y una mayor densidad energética. El Mercedes EQG está programado para el año 2025.

FOTO-Portada
Mercedes-Benz EQG conceptual.

El Mercedes Clase G es toda una institución mundial. Sus líneas y su capacidad como 4x4 le han granjeado una más que merecida fama de resistencia y adaptación. Con el paso de los años el G se ha ido alejando del barro hasta no alejarse del asfalto. Reconvertido a utilitario por los grandes millonarios del mundo, su versión eléctrica culminará un proceso único. En 2025 veremos nacer al futuro Mercedes EQG, y aunque ya lo hemos visto en diversos adelantos, ahora empezamos a saber más detalles sobre él, como el formato de sus baterías.

Nadie espera que el EQG se convierta en un eléctrico de gran autonomía. Ni su tamaño, ni su peso le permitirán rodar distancias maratonianas sin recargar, pero en Mercedes saben que tienen que innovar para las baterías de su bestia, pues de lo contrario su alto precio no justificará la transición de las versiones de combustión a las eléctricas. El Mercedes EQG estrenará una batería con mayor densidad energética firmada por la compañía Sila Nanotechnologies.

Gracias a una base de silicio, estas baterías serán capaces de generar entre un 20 y un 40% más de densidad energética que las actuales baterías empleadas por Mercedes en su gama EQ, en torno a 800 Wh/l a nivel de celda. El silicio se ofrece como una alternativa al grafito, mucho más corriente en las baterías y cuya extracción deriva en un 70% de China. Mercedes no será la primera ni la única empresa en emplear el silicio como alternativa, pues ya en 2020 Tesla aseguró que empezaría a usar más silicio en sus baterías.

FOTO-Cuerpo
Mercedes-Benz EQG conceptual.

En cuanto a Sila Nanotechnologies, se trata de una empresa fundada en California por un ex ingeniero de TeslaLa startup recaudó el año pasado un total de 590 millones en financiación con una valoración de 3.300 millones de dólares. Mercedes se convierte en el primer cliente de la industria del motor en anunciar públicamente una colaboración, aunque también tiene una parte minoritaria del accionariado, al igual que BMW.

En cuanto al resto del desarrollo, Stuttgart mantiene en el más alto secreto el estado del proyecto Mercedes EQG. Además de una batería de mayor densidad, el todoterreno alemán tendrá que cumplir ciertos requisitos indispensables, como su adaptación a los terrenos más complicados. Aunque muy posiblemente el EQG no acabe pisando el campo, la herencia le obliga a cumplir esa parte del expediente. Con un diseño ya confirmado, el precio será otro gran punto de interés, pues nadie espera un coste inferior a los 150.000 euros.

Conversaciones: