Híbridos y Eléctricos

LA BICICLETA ELÉCTRICA QUE TODOS QUERRÍAN

Tesla Model B: la hipotética bicicleta eléctrica de Tesla con tracción total y AutoPilot

Obra de un diseñador americano, esta bicicleta eléctrica de Tesla llamada Model B podría ser el producto definitivo para que Tesla llegara definitivamente a todo el público.

Tesla Model B.
Tesla Model B.

Ejercicios de diseño tal y como el que traemos hoy a portada y es protagonista de este artículo, tal vez no representen la idea real de un producto, como esta bicicleta eléctrica de Tesla, pero sí que resultan realmente interesantes cuando algunos de ellos proponen diseños que difícilmente verán la luz y se materializarán como producto final, pero que sin duda si lo hicieran resultarían todo un éxito. Más aún si la marca bajo la que se ampara el ejercicio de diseño es Testa, que parece despertar un deseo entre el público pocas veces visto en la industria.

Prueba de todo lo comentado es que el Tesla Model 3 es el coche electrificado más buscado en todo internet, pero lejos de quedarse en un mero objeto de deseo que muchos sueñan con tener, también se ha convertido en el coche eléctrico más vendido del mundo, casi cuadruplicando al segundo coche eléctrico más vendido, el Renault Zoe.

Es por ello que la bicicleta eléctrica de Tesla, obra del diseñador americano con sede en Seattle, Kendall Toerner, resulta tan interesante. Ya que propone la incursión de una marca con un ejército de seguidores como Tesla, en un nicho de mercado que está viendo cómo muchas firmas son incapaces de abastecer la demanda que están teniendo las bicicletas eléctricas a causa de la pandemia generada por el COVID-19. Muchos clientes buscan alternativas al transporte público en pro de practicar el distanciamiento social, y las bicicletas eléctricas, así como las motocicletas eléctricas, se plantean como una alternativa perfecta ya que se trata de herramientas que una vez adquiridas apenas requieren de desembolso para su mantenimiento.

Así podría ser la bicicleta eléctrica de Tesla, la Tesla Model B

Bicicleta eléctrica Tesla.

Según el propio Toerner, con el diseño de esta bicicleta eléctrica con el sello de Tesla, ha intentado aunar dos industrias en un sólo producto, el de la automoción con la de la bicicleta, ya que incorpora soluciones tecnológicas y sistemas disponibles en ambas industrias.

El diseñador ha querido solventar con este concepto uno de los principales problemas a los que se enfrentas los ciclistas cuando hacen una incursión entre el tráfico, la seguridad. Así pues, esta bicicleta eléctrica de Tesla está equipada con componentes electrónicos para ofrecer un mayor nivel de seguridad, al tiempo que ofrece algunas funciones de piloto automático. La horquilla de la dirección cobija un sistema de inteligencia artificial, que se conjuga con un radar, cámaras y sensores ultrasónicos que equipa la bicicleta. Gracias a ello es capaz de reconocer todo tipo de obstáculos que haya en su entorno y en determinadas ocasiones es capaz de reaccionar con variaciones de dirección, al más puro estilo AutoPilot, pero no olvidemos que se trata de un ejercicio de diseño, y que como tal, no es real.

Por tanto lo más interesante de todo no residiría en la tecnología que supuestamente llevaría consigo la bicicleta eléctrica de Tesla, sino en el propio diseño del ejercicio, ya que irremediablemente y dado lo poco convencional de sus formas, nos hace pensar directamente en la Tesla Cybertruck, aunque esta última se antoje un poco más afilada que la Tesla Model B.

El cuadro de mandos que el diseñador bautiza como mini Head Up Display.

El cuadro de mandos que el diseñador bautiza como mini Head Up Display.

Innovador, futurista, limpio... Muchos son los adjetivos que se vienen de primeras al intentar describir la Tesla Model B mientras examinamos sus formas, y es haciéndolo cuando nos damos cuenta de un aspecto importante; no consta de pedales, o al menos lo que parece el sitio donde se apoyarían los pies del ciclista, no parecen pedales sino reposapiés. Y en un intento en aclarar aspectos como este con el diseñador,  Autoevolution de momento no ha obtenido ninguna contestación, y tampoco aclara nada en su presentación, por lo que cómo se mueve la Tesla Model B es de momento una incógnita, aunque es de suponer que use un acelerador de puño, aunque este no sea precisamente ergonómico.

Sí que confirma que la bicicleta eléctrica tiene dos motores independientes, ubicados en el centro de cada rueda, lo que le otorgan la tracción total. Ambos motores se alimentarían de una batería ubicada bajo el tubo inferior. Un aspecto sobre el que no menciona nada el artista es sobre lo que parece una suspensión incorporada dentro de la propia llanta, ya que sus radios no son simples radios al uso sino que parecen amortiguadores. Una idea ingeniosa, sí, pero que habría que ver si como el resto de la bicicleta eléctrica de Tesla, es realmente funcional en la práctica.

Conversaciones: