Híbridos y Eléctricos

INDUSTRIA

CC.OO. pide una alianza empresarial para fabricar baterías y coches eléctricos en Cataluña

CC.OO. de Catalunya alerta de la necesidad de reorientar a la industria en la nueva cadena de valor de la automoción.

El responsable de coordinación de la Secretaría de política sectorial de CC.OO. de Catalunya, Salva Clarós; el secretario general del sindicato, Javier Pacheco, y el secretario general de CC.OO. de Industria de Catalunya, José Antonio Hernández.
El responsable de coordinación de la Secretaría de política sectorial de CC.OO. de Catalunya, Salva Clarós; el secretario general del sindicato, Javier Pacheco, y el secretario general de CC.OO. de Industria de Catalunya, José Antonio Hernández.

CC.OO. de Catalunya ha reclamado una alianza empresarial para atraer a fabricantes de baterías ante la "metamorfosis" que vive el sector de la automoción y el cambio en la cadena de valor de la industria que supone la llegada de la electrificación.

Lo ha planteado este martes en rueda de prensa el secretario general de CC.OO. de Catalunya, Javier Pacheco, junto al responsable de coordinación sectorial de la Secretaría de política sectorial y sostenibilidad de CC.OO. de Catalunya, Salva Clarós, y el secretario general de CC.OO. de Industria de Catalunya, José Antonio Hernández, en la que han presentado un estudio sobre el cambio del automóvil.

El líder del sindicato ha sostenido que, además de la fabricación de baterías, para poder afrontar la transformación del sector es necesario que se mantengan las dos plantas de producción en Catalunya -Seat y Nissan-, algo que de momento no ve garantizado.

Transición justa

Pacheco cree que Catalunya tiene las fortalezas para poder atraer inversiones en el sector, así como Barcelona por su puerto marítimo de grandes capacidades y su posición de 'hub' de innovación.

Ha insistido en que hacen falta más inversiones del sector público para evitar la pérdida de puestos de trabajo acompañada de programas de formación profesional que incluyan la digitalización, así como un mapa de puestos de trabajo que puedan desaparecer.

"Hay que garantizar un pacto de transición justa que no deje a la gente atrás", ha sostenido, y ha apostado por un proyecto de carácter estatal en vez de basar las políticas únicamente en planes de ayudas a la compra de vehículos, y ha dicho que hay que corregir el déficit de inversiones de Catalunya y la falta de gobierno a nivel estatal.

Baterías, elemento estratégico

Clarós, por su parte, ha resaltado el componente estratégico que adoptan las baterías en el proceso de electrificación del sector, ya que desvían la cadena de valor del motor a la batería, que pasa a representar un 40% del coste total del vehículo.

"El cambio de motorización a electrificación implica un cambio en la cadena de valor y en la estructura de valor", ha señalado, y ha alertado de que aquellos países que no puedan disponer de la capacidad de producción de baterías -ahora están en manos asiáticas- no podrán competir en la fabricación de vehículos.

Ha explicado que en los vehículos eléctricos, la batería supone el 40% de los costes, el 40% la electrificación y el 20% el resto de componentes, y, teniendo en cuenta que las baterías se fabrican fuera de Europa, "la industria se podría ver hoy aquí con muy poco valor".

2025: paridad de costes

Hernández, que ha repasado el peso de la industria en Catalunya, ha definido que el proceso de transformación de la industria del automóvil se basa en tres pilares: la sostenibilidad medioambiental, la innovación tecnológica y connectividad, y el cambio de modelo de negocio hacia la movilidad.

Ha señalado que en los próximos diez años habrá un cambio radical y que los retos que tiene la industria del automóvil se sitúan en ver cómo se orienta el sector para que se estructure en la propia cadena de valor.

"Este cambio tiene unos tempos. En los estudios que hemos estado trabajando prevemos que en 2025 ya estaríamos en una paridad de costes entre vehículo de combustión y vehículo eléctrico", ha augurado, ya que ahora es más caro producirlo.

Para Hernández, Catalunya tiene fortalezas y Barcelona se encuentra en una posición favorable en el ámbito de la innovación tecnológica y la connectividad y parte de un industria, con empresas como Ficosa, Gestamp, Lear y Desno, que está bien posicionada en digitalización.

Conversaciones: