Híbridos y Eléctricos

DE ITALDESIGN

Climb-E Concept: el vehículo eléctrico y autónomo que llega directamente a tu salón

Como si fuese el ascensor de los Supersónicos, el estudio de diseño Italdesign ha presentado en el CES de las Vegas un transporte vehicular que llega hasta el mismo salón de una casa. Una innovación futurista que representa el ejemplo máximo de inteligencia artificial aplicada a modelos eléctricos y autónomos. 

italdesign-climb-e---foto-di-studio
Italdesign busca avanzar en el transporte de personas sin que estos tengan que pisar la calle.

A menudo, en los salones del automóvil o eventos tecnológicos de primer nivel se muestran modelos conceptuales o avances de tecnologías futuras. Es el caso de Italdesign. El conocido estudio italiano ha llevado todos estos aportes un paso más allá con su llamado Climb-E Concept, una cabina que se integrará en la estructura de los edificios residenciales para hacer más fácil el transporte de las personas o servicios.

En términos generales, el Climb-E es una cápsula en la que se pueden acomodar hasta cuatro pasajeros y que está diseñada para todo tipo de usos, ya sea público, compartido o privado. Su idea es que el modelo se integre de forma natural en las ciudades (calles y edificios).

italdesign-climb-e---uso-quotidiano-2
El Climb-E se encastra como parte del propio salón de una vivienda.

El concepto presenta un vehículo que es capaz de “trepar” por las fachadas de los edificios mediante el uso de raíles y grúas integradas. De esta forma, el Climb-E recogerá a los usuarios en su propio salón del hogar y los transportará a otros lugares también adaptados al vehículo sin tener que pisar la calle. Así, el modelo se presenta como una extensión de la vivienda.

Para casos concretos de viajes largos, la cabina se acoplaría a un conglomerado de otros vehículos similares para formar una especie de tren de carretera. El concepto se presenta con una autonomía eléctrica de hasta 320 kilómetros. Una vez este tenga que reabastecerse, el módulo de baterías se separará de la propia cabina e irá automáticamente a un centro de recarga. Mientras tanto, el habitáculo permanecerá anclado a la fachada del edificio y formará parte del propio entorno de la casa.

italdesign-climb-e---uso-quotidiano-1
El módulo es capaz de trepar por la fachada de los edificios a través del uso de raíles y grúas específicas

La idea de Italdesign, al estar encastrada al propio salón del hogar, ofrece la posibilidad de que se convierta en una extensión de la propia vivienda o, incluso, como transporte totalmente autónomo para traer a casa servicios básicos, como atención médica, servicio de comida a domicilio, peluquería o visitas de amigos y familiares, por ejemplo.

Para la realización del proyecto, el diseño italiano ha contado con la colaboración de empresas destacadas de diferentes sectores, como Schindler (especialistas en ascensores), el Departamento de Arquitectura y Diseño de Italia y el Departamento de Ciencia, Diseño y Política. “Este diseño presenta un posible escenario urbano futuro vinculado a la evolución del concepto de movilidad urbana sostenible”, según acuñan desde la marca.

italdesign-climb-e---uso-pubblico-concept
Las posibilidades para el interior son innumerables.

En términos de diseño, se presenta como una cabina con cuatro ruedas motrices ocultas en unos cajones cuadrados alojados en las esquinas del mismo. Su estética posee unas formas muy cúbicas. En el exterior destacan una multitud de luces decorativas LED, así como algunas pantallas informativas.

No obstante, su gran atractivo reside en su interior modular. Este se podrá adecuar a las necesidades o sugerencias de cada usuario, pudiendo convertirse en un pequeño salón restaurante, una cabina de dentista  o una sala de karaoke. En el habitáculo toman protagonismo sus múltiples pantallas que podrán variar sus funciones: desde información de realidad aumentada hasta ver películas o navegar por internet, entre otras.

italdesign-climb-e---foto-di-studio-1
El habitáculo de serie se compone de dos sofás para acomodar hasta cuatro pasajeros y múltiples pantallas de uso interactivo.

Italdesign y Schindler aseguran que ya poseen numerosas patentes propias para comenzar a probar el proyecto en entornos cerrados. No obstante, los directivos de ambas empresas son muy realistas y ven muchos problemas para que esto pueda llevarse a cabo en los próximos años, principalmente por la infraestructura que sería necesaria construir para tal fin.

Conversaciones: