CHINA

Nio dispondrá de 1.100 estaciones de intercambio de baterías en 2020

El fabricante de coches eléctricos Nio ha anunciado el despliegue de su primera red de intercambio de baterías en la autopista G4 de China compuesta por 18 estaciones. En 2020 dispondrá de 1.100 estaciones capaces de realizar esta operación en tres minutos.

El Nio ES8 contará con un sistema de intercambio de baterías que reducirá su precio de compra.
El Nio ES8 contará con un sistema de intercambio de baterías que reducirá su precio de compra.

La empresa Nio ha anunciado el despliegue de 18 estaciones de intercambio de baterías en China, ubicadas en áreas de servicio a lo largo de la autopista G4. Para 2020, la intención del fabricante chino es ofrecer esta opción a sus clientes a través de 1.100 estaciones de intercambio que instalará en las carreteras chinas, combinada con la opción de alquilar las baterías de sus modelos eléctricos.

Esta primera red de Nio se establecerá a lo largo de la autopista G4 que, en sus más de 2.000 kilómetros de longitud, recorre el país de norte a sur uniendo Pekín con Shenzhen, y pasando por varias de las ciudades más importantes de China: Shijiazhuang, Zhengzhou, Wuhan, Changsha, Guangzhou.

Autopista G4 entre Pekín y Hong Kong

Autopista G4 entre Pekín y Hong Kong.

Durante la conferencia de prensa, el cofundador y presidente de NIO, Lihong Qin, explicó que esta red de intercambio de baterías “ofrece a los usuarios una experiencia de conducción eléctrica exenta de preocupaciones”. Esta será la primera de las redes que se establezcan en el país asiático que contará en total con 1.100 estaciones en 2020. “Nuestra red de intercambio de baterías en la autopista G4 es solo el comienzo. Ofreceremos una experiencia de carga que va más allá”, ha añadido Qin. Por ahora Nio cuenta en el mercado con un solo modelo, el ES8, un SUV eléctrico del que ha entregado 3.350 unidades desde su lanzamiento a principios de año y que se vende a un precio de 65.000 dólares (57.400 euros). A finales de año se anuncia la presentación de un segundo modelo destinado al público joven.

A principios de noviembre Nio mostró su sistema de intercambio de baterías con la inauguración de una estación cercana a un Supercargador de Tesla, como muestra de la otra posibilidad que ofrece a sus clientes para poder viajar sin preocupaciones en sus coches eléctricos.

Estación de intercambio de baterías de Nio en EE.UU., junto a un Supercargador de Tesla. Ffoto de JayinShanghai en Reddit

Estación de intercambio de baterías de Nio en EE.UU. junto a un Supercargador de Tesla. Foto de JayinShanghai en Reddit.

Diferentes sistemas de intercambio de baterías

Han sido varias las iniciativas dirigidas a ofrecer el intercambio de baterías como una alternativa más rápida para recuperar autonomía que la recarga habitual. Salvo en algunos servicios urbanos de motos compartidas, como el que ofrece Gogoró, ninguna de ellas ha sido bien acogida por los clientes. El mercado chino parece ahora abierto a esta posibilidad con algunas propuestas parecidas a las de Nio.

Un sistema de intercambio de baterías tiene que resolver el problema de la propiedad. La posibilidad de alquilar este componente en lugar de comprarlo, es la más adecuada. De esta forma se elimina la importancia y la preocupación del usuario por el estado en el que se encuentra la batería intercambiada en cuanto a su conservación y degradación.

Tesla hizo una prueba de campo y comprobó que no era un sistema interesante para sus clientes, sobre todo teniendo detrás su amplia red de Supercargadores, en ese momento gratuita. El intercambio de batería obligaba además al pago de una tarifa y no solventaba el problema de la propiedad, ya que en el caso de Tesla no hay posibilidad de alquilarla.

El sistema Better Place de Renault sí combinaba el alquiler y el intercambio, pero probablemente se adelantó a su tiempo. El proyecto estaba unido a uno de sus primeros coches eléctricos, el Fluence EV, que ya se dejó de fabricar en Europa y tan solo se ofrece en Corea bajo la marca Renault Samsung Motors. Se trata de un vehículo de grandes dimensiones con la batería ocupando buena parte del maletero y con poca autonomía, lo que le convertía en un coche urbano incómodo de manejar. Por otro lado la infraestructura robotizada era compleja y cara. La aceptación fue nula por parte de los clientes, llevando a la empresa a la bancarrota.

El sistema de intercambio de NIO es similar al de Renault. Sus estaciones pueden reemplazar de forma autónoma la batería del ES8 en aproximadamente 3 minutos. Nio está tratando de combinarlo con una sistema de alquiler de baterías que reduciría el precio del vehículo a aproximadamente 42.000 dólares (37.000 euros).

El alquiler de la batería supondría el pago de una tarifa de 200 dólares al mes (unos 180 euros), que daría acceso al propietario a todos los intercambios que necesite. Además, la compañía anunció que todos los propietarios de la “Founders Edition” del ES8 y los propietarios que hayan realizado un depósito para la “Edición Standard” disfrutarán de 12 intercambios de baterías gratis cada año en cualquier estación de servicio China.

Conversaciones: