Híbridos y Eléctricos

INTEGRACIÓN VERTICAL DE LA PRODUCCIÓN

¿Ambición o locura? Tesla quiere fabricar más baterías que el resto del planeta junto

En la última presentación de resultados de Tesla, Elon Musk ha dicho que la compañía tiene como objetivo fabricar 1000 GWh de baterías al año. Para ponerlo en contexto, es más del triple de toda la producción mundial en 2021.

Gigafactoría-Shanghái-Exterior
Gigafactoría-Shanghái-Exterior

Tesla presentó ayer los resultados financieros del último trimestre y, como suele ser habitual en estos casos, nos dejó algunas pinceladas de los objetivos y la dirección de la compañía. Es de sobra conocida la ambición de Elon Musk, y ha vuelto a demostrarlo al anunciar que Tesla tiene previsto fabricar internamente más del doble de baterías que el resto de fabricantes juntos.

Con el proyecto de la Gigafactoría de Nevada, donde fabrica baterías junto a Panasonic, Tesla tenía claro desde el principio que debía producir sus propias baterías. Aun así, necesita de otros proveedores como CATL, LG Energy Solution y BYD, tres de los mayores fabricantes de baterías del mundo.

Tesla tiene más proyectos en firme para fabricar sus propias celdas, las famosas celdas 4680, cuya producción controlará en mayor medida todavía. Inicialmente estaba previsto fabricarlas en Berlín y Texas, pero finalmente Tesla ha decidido no fabricar estas baterías en su factoría europea, llevándose la producción a Fremont -en una planta piloto- y Texas, donde está previsto escalar su producción.

Ahora Elon Musk ha dicho que Tesla tiene previsto fabricar internamente 1.000 GWh de baterías al año con una "integración vertical", lo cual deja varias noticias interesantes en una. Primero, el dato de la producción: en 2021 se produjeron 290 GWh de baterías para vehículos eléctricos en todo el mundo. Alcanzar los 1.000 GWh que menciona Tesla significa más que triplicar la producción total mundial. Tesla no ha dicho en qué año tiene previsto alcanzar esa producción.

Pero, ¿qué significa eso de integración vertical? Ni más ni menos que controlar todo el proceso de producción a lo largo de toda la cadena de suministro. Significa fabricar las celdas de las baterías (como tiene previsto hacer con las celdas 4680); producir también los materiales del cátodo y del ánodo; refinar las minerales necesarios para el cátodo y el ánodo; y extraer los propios minerales si esto llega a convertirse en un factor limitante. De hecho, Tesla lleva tiempo coqueteando con la posibilidad de involucrarse directamente en la minería y el refino de los minerales.

Pero todo este plan tiene, además, otra implicación de profundo calado a nivel económico: las subvenciones del gobierno federal estadounidense. Con la nueva legislación de la Administración Biden, no sólo se darán ayudas a los clientes que compren un vehículo eléctrico; también a los fabricantes (siempre y cuando la producción se lleve a cabo en Estados Unidos).

Además de los 7.500 dólares de ayuda a los clientes que compren un coche eléctrico, la Ley de Reducción de la Inflación contempla las siguientes subvenciones para los fabricantes:

  • 35 dólares por kWh para la fabricación de celdas. Multiplicado por 1000 millones de kWh (1000 GWh), supondría 35.000 millones de dólares al año para Tesla.
  • 10 dólares por kWh para la fabricación (ensamblaje) de paquetes. Multiplicado por 1000 millones de kWh, significaría 10.000 millones de dólares. Vamos a suponer que sólo la mitad de las baterías ensambladas se destinan a vehículos (la otra mitad a baterías estacionarias); en tal caso, todavía serían 5.000 millones de dólares al año.

En total, alrededor de 40.000 millones de dólares anuales que irían a parar al bolsillo de Tesla y que, sin duda, contribuirían a reducir drásticamente los costes de producción de sus vehículos. A eso hay que añadir un crédito fiscal del 30% al 50% para el almacenamiento de energía durante 10 años y las subvenciones directas para la infraestructura de recarga, a las que Tesla también podrá optar si abre sus Supercargadores a todos los fabricantes. Ahora bien, alcanzar una producción anual de 1000 GWh no será fácil ni se hará de un año para otro, desde luego. Así que ahora, como tantas otras veces, toca esperar para ver cómo evoluciona este ambicioso objetivo.

Conversaciones: