LA CONVERSIÓN SE REALIZA EN TAN SOLO CUATRO SEMANAS

ZF convierte autobuses diésel en eléctricos de forma rápida y efectiva

ZF ha desarrollado junto con la empresa In-Tech una solución tecnológica para convertir autobuses diésel en eléctricos de forma rápida y económica.

Solución e-troFit para transformar autobuses diésel en eléctricos.
Solución e-troFit para transformar autobuses diésel en eléctricos.

El proveedor alemán de componentes y sistemas para el automóvil ZF ha desarrollado, junto con la empresa de ingeniería In-Tech, una solución, llamada e-troFit, para convertir autobuses diésel en eléctricos. Esta nueva tecnología permitirá a las administraciones locales electrificar su flota de transporte público de forma económica y en poco tiempo.

El acuerdo entre ambas empresas incluye el acceso a la red global de talleres de ZF para el mantenimiento y reparación de los autobuses reconvertidos. Según indica el comunicado de la empresa, e-troFit ofrece “una solución rápida y efectiva para convertir los actuales autobuses diésel en soluciones de transporte cero emisiones”. Por ahora, las dos empresas se concentran en ofrecerla en Alemania, para después ampliar su oferta al resto de Europa.

Para Helmut Ernst, jefe de la división de posventa de ZF, e-troFit es especialmente interesante en un momento en el que los mercados no están listos para asumir la producción del volumen de vehículos que se demandan. Muchas son las ciudades que han establecido planes locales para electrificar su flota de autobuses públicos, ya que los informes que afirman que los autobuses diésel son un importante contribuyente a las emisiones en las ciudades. “Hasta 2025, la conversión de vehículos comerciales convencionales a eléctricos es una excelente oportunidad para apoyar a las ciudades en la electrificación del transporte público y alcanzar los objetivos climáticos establecidos”, ha añadido Ernst.

Esquema de electrificación e-troFit

Esquema de electrificación e-troFit.

Actualmente, la adquisición de nuevos autobuses eléctricos supone largos tiempos de espera para algunos municipios —entre 16 y 18 meses—, además de una importante inversión económica, lo que convierte a e-TroFit en una solución alternativa para transformar una flota de autobuses diésel en eléctricos. Según Andreas Hager, jefe de la unidad de negocios de Smart Mobility en In-Tech la conversión completa puede realizarse en cuatro semanas, dado que todos los componentes están disponibles. Según el comunicado, el sistema tiene una vida útil de diez años y cada autobús ahorra 100.000 € en combustible durante ese tiempo.

La solución utiliza dos componentes diferentes en función de la tipología inicial del autobús y del grado y tecnología a la que se quiera pasar. CeTrax es un sistema de accionamiento central eléctrico diseñado especialmente para autobuses urbanos y que puede instalarse directamente en la plataforma del vehículo existente sin necesidad de realizar modificaciones importantes. Alcanza una potencia de 300 kW (402 CV) y ofrece un par máximo de 4.500 Nm. El autobús acelera desde parado sin interrupción del par, lo que aumenta el confort de los pasajeros, por la ausencia de ruidos y vibraciones en el chasis. Puede combinarse con autobuses de todos los tamaños y con diferentes transmisiones: ejes de transmisión traseros simples y ejes convencionales de piso bajo.

El eje transmisor eléctrico llamado AxTrax AVE puede ser acoplado a una gran variedad de autobuses urbanos, incluidos híbridos, eléctricos e incluso los movidos por pila de combustible o por sistemas de cableado eléctrico aéreo tipo trole. Cada rueda es accionada por un motor asíncrono, refrigerado por líquido, que no incrementa el peso del eje. Al no necesitar un árbol de transmisión se reduce la cantidad de espacio requerido y el peso del vehículo. La potencia máxima de este motor es de 250 kW (335 CV) y es capaz de transmitir hasta 22.000 Nm.

Conversaciones: