Híbridos y Eléctricos

13.000 METROS CUADRADOS ADICIONALES

Lunaz incrementa el tamaño de su planta para transformar vehículos térmicos en eléctricos

La empresa británica dedicada al reciclaje de vehículos incrementa el tamaño de sus instalaciones para llegar a albergar una producción anual de 1.100 vehículos.

Lunaz presenta la ampliación de su fábrica de reciclaje de vehículos
Lunaz presenta la ampliación de su fábrica de reciclaje de vehículos

Lunaz Applied Technologies es una compañía enfocada en la transformación de vehículos de mecánica tradicional a modelos completamente eléctricos. La demanda de sus servicios está siendo tan acusada que en un reciente comunicado han confirmado que van a ampliar su planta de remozado de vehículos ubicada en Silverstone, Inglaterra. Dicha ampliación será de algo más de 13.000 metros cuadrados adicionales

En los últimos meses Lunaz ha realizado importantes renovaciones mecánicas sobre modelos históricos, como un Range Rover clásico, un Aston Martin DB6 o incluso el Jaguar XK140 que David Beckham regaló a su hijo. Desde la compañía aseguran que han recibido una impresionante oleada de pedidos en los últimos meses y para los que  han precisado de un incremento del tamaño de sus instalaciones. Paralelamente, esto vendrá acompañado de un total de 300 nuevos puestos de trabajo

David Lorenz, fundador de Lunaz, afirmó que este proyecto histórico representa para ellos un enorme paso adelante, así como también para promover la movilidad neutra en emisiones de carbono. También expresó que este incremento en sus instalaciones se muestra como un enorme voto de confianza por parte de inversores y clientes, pues el mercado en el que se asienta esta empresa inicialmente se presentaba del todo arriesgado debido principalmente a la posible falta de personas dispuestas a pagar por un servicio de este tipo. 

Esta ampliación de las instalaciones estará dedicada a la reutilización de vehículos industriales (especialmente camiones), que se desmontarán, quitarán sus mecánicas diésel y se les acoplará un completo sistema eléctrico, haciendo así un vehículo nuevo en lugar de su destino anterior, el cual era principalmente el achatarramiento. Esta labor se declara del todo relevante a la hora de ahorrar emisiones de carbono, así como el uso de materias primas fundamentales. Un estudio realizado por la propia compañía presentó que reciclar estos vehículos térmicos para transformarlos en modelos eléctricos ahorra hasta un 80 por ciento en emisiones de carbono. 

En estas nuevas instalaciones, Lunaz reciclará vehículos industriales, principalmente camiones
En estas nuevas instalaciones se reciclarán vehículos industriales, principalmente camiones

No obstante, además del propio trabajo de reciclaje de vehículos térmicos, la empresa tiene un completo enfoque sostenible, pues sus instalaciones cuentan con todo tipo de avances para resultar prácticamente neutras en emisiones de carbono. Los calefactores y ventiladores, las diferentes herramientas de la fábrica o los elementos para la construcción y transporte de los vehículos, contarán con una electricidad obtenida completamente de forma sostenible, como aerogeneradores o paneles solares. 

Lunaz Applied Technologies realiza una serie de mejoras sobre los vehículos remozados, como la imprimación de una nueva pintura más ecológica y, gracias a la cual, obtiene un aspecto de vehículo totalmente nuevo; también se realizan mejoras en apartados como el chasis o frenos. Los plásticos que recubren los paneles del habitáculo también son repuestos por otros nuevos de mejor calidad. Por último, se integran nuevas tecnologías como un cuadro de instrumentos digital y, opcionalmente, unos retrovisores exteriores con cámaras

Desde la compañía afirman que son la primera compañía en el mundo con esta dedicación que tenga tal demanda de trabajo, lo cual la posiciona líder mundial en este tipo de actividad. Una vez la nueva instalación se encuentre en pleno funcionamiento, la empresa tendrá la capacidad suficiente para fabricar hasta 1.100 unidades anuales de estos vehículos reciclados. “Este avance nos permitirá desbloquear el potencial de la tecnología eléctrica para romper con el clásico ciclo de reemplazo por vehículos nuevos, acercándonos así cada vez más a la ansiada neutralidad de carbono”, afirmó David Lorenz. 

Conversaciones: