Híbridos y Eléctricos

MÁS DE 700 MILLONES DE INVERSIÓN

El plan de Corea para abaratar los coches eléctricos hasta los 22.800 euros

Ante la crisis de la industria automotriz surcoreana, con unos compradores claramente enfocados a los coches importados, el gobierno reacciona invirtiendo en los coches eléctricos para convencer a los compradores locales.

Kia Soul EV, uno de los coches eléctricos surcoreanos más populares.
Kia Soul EV, uno de los coches eléctricos surcoreanos más populares.

El gobierno de Corea del Sur planea invertir hasta 760,9 millones de euros en investigación y desarrollo de coches eléctricos para asegurar un motor de crecimiento para la industria automotriz del país. Es la primera vez que el ejecutivo surcoreano destina tantos fondos al desarrollo de vehículos eléctricos, una cifra que supone poco menos de un tercio de los fondos totales que el Ministerio de comercio, industria y energía (MOTIE) destinará a investigación y desarrollo en cinco nuevos sectores este año.

Según el Ministerio de Ciencia y TIC y el MOTIE, el proyecto para promocionar la investigación y desarrollo en componentes para eléctricos es viable y se ha encargado un estudio para demostrar su factibilidad. A finales del primer semestre de 2019 llegarán los resultados y se aprobará o no la inversión. Sin embargo, como la industria automotriz surcoreana es tan importante para el país y ahora no se encuentra en su mejor momento, las primeras informaciones afirman que la inversión será aprobada sin problemas.

2018-ioniq-ltd-ceramic-white

Abaratar costes

El objetivo principal de este proyecto es conseguir abaratar el precio de los vehículos eléctricos, de media 30.425 euros, hasta los 22.800 euros, una rebaja de 10 millones de wones, la moneda surcoreana. Del mismo modo, se pretende conseguir aumentar la autonomía de los eléctricos desde los 400 kilómetros hasta los 600. Con estas medidas, el gobierno pretende acelerar la comercialización de vehículos eléctricos. La inversión iría destinada, sobre todo, a compañías pequeñas y medianas e institutos de investigación para desarrollar nuevas tecnologías que permitan alcanzar los objetivos.

El ejecutivo pretende de este modo centrarse en la movilidad del futuro, ya que la industria automotriz tradicional surcoreana se está tambaleando. Mientras que la producción máxima del país fue de 4,66 millones de unidades en 2011, en 2017 el número era medio millón menor, 4,12 millones y, mientras las exportaciones a China y Estados Unidos siguen cayendo y GM Korea ha cerrado su planta en Gunsan, los productores de componentes empiezan a notar la crisis.

Es por eso que el gobierno sumará esta inversión a varias medidas que ya han realizado para hacer frente al problema, como suavizar los impuestos para los compradores el julio pasado, medida que se vio respondida con una subida del 5% en el mercado local en agosto. Sin embargo, urgen más ajustes para potenciar las marcas del país, porque los compradores surcoreanos muestran una clara preferencia por los coches importados. La inversión para eléctricos es otro intento del ejecutivo para potenciar su industria local y volver a ser atractiva, sobre todo, para los compradores del país.

Conversaciones: