PROYECTO POWERDRIVE

Ricardo colaborará en el desarrollo de baterías de estado sólido con carga a 350 kW

Ricardo se unirá al proyecto PowerDrive para el desarrollo de baterías con electrolito en estado sólido que ofrezcan mayor autonomía, gran seguridad y recarga ultrarrápida a la próxima generación de vehículos eléctricos.

Uno de los sistemas de gestión de baterías de Ricardo.
Uno de los sistemas de gestión de baterías de Ricardo.

El fabricante de componentes Ricardo se unirá a una serie de empresas e instituciones asociadas para el desarrollo de una nueva generación de baterías en estado solido. La alianza, llamada PowerDrive, está desarrollando la tecnología que permitirá fabricar baterías más estables, con mayor capacidad y compatibles con la recarga ultrarrápida para los vehículos eléctricos de nueva generación.

El objetivo de Ricardo en el proyecto es el de aplicar su sistema de gestión de baterías (BMS) a las nuevas celdas de electrolito sólido para desarrollar su capacidad de carga súper y ultrarrápida. Con este fin, Ricardo diseñará y desarrollará un módulo experimental de baterías en forma de prototipo que se pondrá a prueba sobre un vehículo eléctrico para demostrar así su potencial y capacidades.

Además de experimentar con nuevas químicas para las celdas –que monitoreará y evaluará según su rendimiento–, Ricardo también desarrollará un módulo BMS para gestionar cargas ultrarrápidas de hasta 350 kW de potencia. Este nivel de potencia de recarga es equivalente al planeado para las futuras estaciones de la red europea Ionity, que promete recuperar el 80% de la capacidad de las baterías en 15 minutos.

Las baterías de estado sólido son consideradas por la industria como el próximo paso para llevar el rendimiento y la seguridad de los coches eléctricos actuales al siguiente nivel. Según los expertos en la materia, las principales ventajas de las baterías de electrolito sólido son que ofrecen tiempos de carga mucho más rápidos, aumentan la densidad energética de sus celdas, incrementan su vida útil hasta más de 10 años y reducen las pérdidas energéticas en gran medida.

Otros colaboradores del proyecto PowerDrive son Ilika, una empresa especialista en nuevos materiales que lidera esta iniciativa y aporta su experiencia en el desarrollo de baterías en estado sólido, el Centro de Procesos e Innovación (CPI) de Wilton, Reino Unido, y el University College de Londres. La iniciativa ha recibido el apoyo por parte del Gobierno Británico a través de la financiación de Faraday Battery Challenge y de la agencia Innovate UK.

Conversaciones: