Híbridos y Eléctricos

FALTA DE INVERSORES

ACM City One: el prometedor coche eléctrico de baterías extraíbles cerca del aborto

Adaptive City Mobility sigue sin encontrar socios con los que financiar el prometedor proyecto del coche eléctrico asequible de baterías extraíbles, el ACM City One.

ACM City.
ACM City One.

Adaptive City Mobility afronta, presumiblemente, sus últimos compases como empresa tras no encontrar una solución a la situación financiera de la empresa, que no es capaz de dar un socio o inversores suficientes para poder dar salida al proyecto. El mayor logro de la empresa, de origen alemán, residen la presentación de un coche eléctrico conceptual cuya principal característica son sus baterías extraíbles, el ACM City One.

Ha sido a través del perfil de Linkedin de Karl-Thomas Neumann, uno de los inversores de la compañía y ex-CEO de Opel y Volkswagen China (entre otros), como poco a poco se empieza a certificar la defunción financiera de un proyecto que tiene como fin servir a la clase europea menos pudiente y países emergentes con un coche eléctrico que no requiere de infraesctructura de carga específica para abastecerse de energía, puesto que su batería portátil se puede cargar en casa de la misma manera que se puede con muchos scooters eléctricos.

A pesar de que hay inversores que ya se muestran reticentes a que el proyecto siga adelante, el fundador de Adaptive City Mobility, Paul Leibold, no se quiere dar por vencido. Comenta: "No nos rendiremos tan fácilmente. Si se puede encontrar un patrocinador, la producción en serie es posible".

acm_city-one-2
ACM City One.

Si bien por un lado la empresa dice no para de recibir peticiones de reserva para el ACM City, lo cierto es que Adaptive City Mobility necesita de una mayúscula inversión para poder hacer viable el proyecto. Una cifra que según apuntan desde Electrive está por encima de los cien millones de euros, aunque no especifican la cantidad ya que sólo cifran una cuantía superior a las nueve cifras.

La situación, pues, se antoja crítica para la empresa alemana, pues aún a estas alturas no ha conseguido solventar un escenario que meses atrás prometían resolver de manera rápida.

Lo que hace especialmente difícil viabilizar el proyecto son las particulares baterías del pequeño ACM City, pues dado que son extraíbles, necesitan de un desarrollo específico cuyos costes son realmente altos para una empresa que aún no tiene un flujo de caja con el que financiar el proyecto y poder así fabricarlas en serie.

acm_city-one-5
Sistema de baterías extraíbles del City One.

El esquema eléctrico diseñado por ACM queda en manos de un motor eléctrico que rinde 34 CV de potencia (25 kW) con lo que es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 110 kilómetros por hora. ACM diseñó el City One con una batería de 24 kWh de capacidad, y una parte de ella es extraíble.

Esta parte intercambiable está compuesta de cuatro módulos en formato maletín de 2,5 kWh de capacidad cada una, y van colocadas bajo el piso del maletero. Con una carga de su batería completa, ACM promete una autonomía total de 240 kilómetros homologados, aunque haciendo uso de un compartimento extra para intercambiarlas en pleno uso, se pueden llegar a recorrer hasta 360 kilómetros sin necesidad de parar a cargar.

Conversaciones: