Híbridos y Eléctricos

PRODUCTOS ELÉCTRICOS

NIO abrirá una fábrica en Europa, aunque no fabricará lo que imaginas

Las opciones de NIO para el viejo continente han cambiando mucho con el paso del tiempo. El fabricante chino quiere tener presencia productiva en Europa, aunque no fabricará coches eléctricos.

baterias estado semisolido nio et7 1000 kilometros autonomia-portada
NIO quiere ampliar su presencia en Europa con la construcción de una planta en Hungría

Si no la conoces ya, vas a tardar poco en escuchar su nombre. NIO quiere convertirse en una de las más grandes empresas del sector del automóvil. Sus coches ya circulan por muchos países del mundo, unos pocos dentro del territorio europeo. Los chinos saben que nuestro mercado es muy importante, y por eso tienen planes para aumentar su presencia en el viejo continente. NIO va a levantar una fábrica en Europa, la primera de ellas, pero no para producir coches eléctricos, al menos por ahora.

La propia marca lo ha anunciado. A partir del próximo mes de septiembre, NIO iniciará la fase de construcción de su primera planta en el extranjero. Dentro de las fronteras de China, NIO está ganando mucho peso gracias a sus coches eléctricos de precio razonable y excelentes cualidades. Sin embargo, la empresa es más que sus vehículos, pues también apuesta por tecnologías y sistemas únicos, como sus ya conocidas Battery Swap o estaciones de intercambio de batería.

Los chinos saben que por ahora la recarga es el gran punto débil de la movilidad eléctrica. Para subsanar los problemas actuales, NIO plantea un sistema de intercambio de baterías como una solución rápida y asequible para la recarga. Sus Battery Swap ya están presentes en Europa, pero en un número muy bajo. La primera de sus plantas fuera de la República Popular China abrirá en Europa, aunque no fabricará coches eléctricos, tal y como todos creíamos hasta ahora.

NIO-battery-swap
La primera fábrica de NIO en Europa se dedicará a fabricar las famosas estaciones de intercambio de baterías

A finales del año NIO tuvo que recular en su afán por iniciar la producción de vehículos fuera de su país natal. Cuando todos los rumores apuntaban a ello, el fabricante anunció lo contrario. Sin embargo, NIO va a abrir una planta en Europa, más concretamente en la ciudad de Pest, Hungría. Las obras comenzarán el próximo mes de septiembre y una vez concluidas se empezarán a ensamblar productos específicos para sus coches eléctricos, principalmente las estaciones de intercambio de baterías.

NIO espera plantar más de 4.000 Battery Swap por todo el mundo, una cuarta parte de ellas fuera de China. Aunque el fabricante reconoce que es un sistema propio, espera que se convierta en estándar dentro de la industria, vendiendo la patente a otras marcas. Con un proceso de cambio que dura menos de cinco minutos, las estaciones de intercambio son una gran, aunque cara, apuesta para extender la movilidad eléctrica. Todo ello se engloba en una estrategia muy específica para Europa que hace meses que arrancó.

Los primeros NIO ya están circulando por Europa. Los chinos han comenzado su conquista por el norte, por Noruega. El año pasado empezaron las entregas del NIO ES8 y a los pocos meses se abrió el primer de los concesionarios. La intención es continuar esa expansión por todo el territorio europeo, dirigiéndose a importantes mercados como el alemán o el holandés, el sueco o el danés para la segunda mitad de este año.

Conversaciones: