Híbridos y Eléctricos

EL PERFIL

Mark Reuss: el nuevo presidente de General Motors que liderará la transición hacia el coche eléctrico

El ejecutivo toma las riendas junto a la CEO Mary Barra del nuevo camino del gigante de la automoción norteamericana hacia el vehículo eléctrico. 

Mark Reuss, nuevo presidente de General Motors, en la reapertura de la Factory One de la compañía.
Mark Reuss, nuevo presidente de General Motors, en la reapertura de la Factory One de la compañía.

General Motors, el mayor fabricante de vehículos de EEUU, tiene nuevo presidente desde el pasado 1 de enero. Mark Reuss (1963), un veterano de la automoción con más de 30 años de experiencia en la industria –su padre Lloyd ocupo su mismo cargo en General Motors entre 1990 y 1992– liderará junto a la CEO Mary Barra la transición del gigante de la automoción norteamericana hacia el vehículo eléctrico. 

El directivo estadounidense se licenció en Ingeniería Mecánica en 1986 por la Universidad de Vanderbilt. Su andadura en General Motors comenzó tres años antes, cuando entró a formar parte de la compañía como estudiante en prácticas. En 1990 completó su formación con un master en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Duke para poder ofrecer un perfil más amplio: por un lado, Reuss, ingeniero, tiene los conocimientos necesarios de mecánica que en ocasiones se echan en falta en otros mandatarios y, por otra parte, ofrece un perfil ejecutivo necesario para liderar una multinacional. 

 

En sus más de tres décadas formando parte de General Motors, Reuss ha ocupado un gran número de cargos. Ya ejerció como presidente de la división en América del Norte; dirigió la Compañía de Diseño e I+D; la de Tecnología Avanzada, la de Planificación de Productos y la de Sistemas y Arquitectura de Vehículos, entre un sinfín de puestos. 

Reuss es un piloto de pruebas certificado por el Circuito de Nürburgring, en Alemania, uno de los más prestigiosos del mundo. Tiene dos licencias: la FIA C y la IMSA Road, con las que puede participar en la mayoría de competiciones amateurs y semiprofesionales del mundo. El año pasado, además, fue nombrado Entusiasta del Año en el Concurso de Elegancia de América, uno de los festivales de automoción más visitados de 2018. 

También es conocido por su filantropía. En 2010 fue el principal inversor de una partida de 27 millones de dólares para mejorar las tasas de escolaridad en Detroit, la ciudad en la que creció. En 2013 evitó que se suspendiera el programa GM Students Corps, que ofrece formación profesional a jóvenes en riesgo de exclusión social de las áreas metropolitanas de Detroit y Flint. Además, fue uno de los impulsores de la vuelta del Chevrolet Grand Prix a Detroit, un evento deportivo que genera un impacto económico en la región que se puede contabilizar en millones de dólares.  

Quizá por una pizca de nostalgia, fue uno de los mayores impulsores de la renovación de la Factory One, el lugar de creación de General Motors, dando lugar a una moderna instalación que fue reabierta en 2017 y actualmente sirve para albergar eventos de la Universidad de Kettering. En junio de 2018 asumió una alta cuota de responsabilidad en Cadillac, una de las marcas más emblemáticas no solo de la compañía, sino de la automoción norteamericana. Su legado es claro: la firma presentará un nuevo modelo electrificado cada seis meses hasta 2021. 

mark-reuss-general-motors-piloto

Reuss es un piloto de pruebas certificado por el Circuito de Nurburgring (Alemania). Fuente: General Motors. 

Y es que Reuss, a pesar de ser un apasionado del motor tradicional, tiene claro hacia dónde se dirige el mercado. Desde el año pasado, el nuevo presidente ha impulsado que General Motors duplique la partida presupuestaria destinada a los programas de vehículos eléctricos y autónomos, un montante que será finalmente de 8.000 millones de dólares. Su predecesor, Dan Ammann, es desde enero el nuevo responsable de Cruise, la unidad dedicada a la investigación de conducción autónoma y para la que Reuss ya supervisó un acuerdo con Honda por el que el fabricante japonés invertirá 5.000 millones de dólares. 

La misma buena sintonía con Ammann la tiene con Mary Barra, CEO de General Motors, que valoró positivamente su nombramiento. “Su conocimiento del producto, su liderazgo y su pasión impulsarán nuestra transformación a medida que fortalecemos nuestro negocio principal y definimos el futuro de la movilidad”, publicó en su cuenta de Twitter. Con Reuss se abre una nueva etapa no solo en General Motors, sino también en la automoción norteamericana en un momento clave para la transformación de la industria. 

Conversaciones: