Híbridos y Eléctricos

UN TIPO DE IVA PARA CADA ESCALÓN DE PRECIO

Noruega normaliza comprar un coche eléctrico eliminando la exención del IVA

El gobierno noruego ha aprobado los nuevos planes para los subsidios a los coches eléctricos y aplicará un nuevo esquema en el que los más caros ya no estarán exentos de pagar el IVA.

FIn iva coches electricos noruega
Noruega modifica la exención del IVA de los coches eléctricos: ahora dependerá del precio de compra.

Tal y como se venía rumoreando desde el año pasado, los planes del gobierno noruego para modificar las políticas relacionadas con los coches eléctricos se van a convertir en realidad. El país escandinavo siempre se ha considerado como un laboratorio para el resto de mercados de coches eléctricos porque va muy por delante de ellos gracias a las políticas aplicadas desde hace 20 años y que no ha sido paralizada por ninguna de las formaciones políticas que han accedido al gobierno. Una de las razones por las que los noruegos eligen un coche eléctrico antes que uno de combustión es el precio. Allí son más baratos porque no pagan el 25 % de IVA que sí abonan los de combustión. Una ventaja que ahora el gobierno ha decidido eliminar proponiendo un nuevo plan de aplicación del IVA en función del precio.

Esta semana, con la propuesta de revisión del presupuesto del gobierno noruego, se presenta el nuevo plan para eliminar los subsidios a los vehículos eléctricos. La primera medida en caer es la exención del IVA para los coches eléctricos que cuesten más de 500.000 coronas (alrededor de 59.000 euros) que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2023. A partir de próximo año en este nuevo esquema, el plan de aplicación el IVA para los vehículos eléctricos tendrá una base dinámica, es decir, se establecen unos escalones de manera que cuanto más caro sea un coche eléctrico, mayor será el IVA en el que incurra. Al mismo tiempo, Noruega lanzará un esquema de subsidios para reemplazar la exención del IVA.

El nuevo plan legislativo estipula que los coches eléctricos comprados de aquí a final de año estarán exentos de IVA, independientemente del precio. A día de hoy, en el país escandinavo los coches eléctricos no pagan IVA, mientras que el tipo general de un modelo de combustión es del 25%. Tampoco pagan impuesto de circulación ni aranceles de importación, y tienen una reducción mínima del 50 % en peajes de carretera, ferrys o zonas de aparcamiento regulado. Descuento que puede aumentar dependiendo de la localidad. Además, existe un quórum entre todos los partidos políticos para mantener la expansión de la infraestructura de carga.

“En la parte inferior del rango de precios, los coches totalmente eléctricos recibirán apoyo, pero cuanto más caros sean, más IVA tendrán que pagar”, explicó el Ministro de Finanzas, Trygve Slagsvold Vedum, sobre la medida. “Hoy en día, se pueden comprar coches eléctricos de largo alcance en todos los rangos de precios. Por lo tanto, creemos que es correcto que aquellos que optan por comprar los más caros también paguen algo de IVA a la comunidad”.

El periódico noruego The Local calcula que bajo este nuevo esquema de subsidios, la compra de un automóvil eléctrico con un precio de más de 600.000 coronas (59.000 euros) tendrá un IVA de alrededor de un 4 % (unas 25.000 coronas). Aquellos que cuesten más de un millón de coronas (casi 100.000) euros tendrán un IVA del 12,5 % (120.000 coronas). En cualquier caso estará muy por debajo del IVA regular en Noruega que es del 25 %.

Los planes para cambiar las políticas relacionadas con los vehículos eléctricos habían sido noticia hace una semana desde que el Ministerio de Transporte de Noruega consideró abolir o reducir los privilegios para vehículos eléctricos tanto en la parte impositiva como en las medidas que facilitan su uso, como los peajes en las ciudades más grandes. El gobierno no solo se propone reemplazar los motores de combustión por eléctricos, el objetivo va más allá: cambiar la manera de moverse. “Es genial que la gente use coches eléctricos. Pero no es bueno si la gente se sube a sus coches y conduce a zonas urbanas concurridas en lugar de caminar, andar en bicicleta o usar el transporte público”, explica el ministro de Transporte, Jon-Ivar Nygård.

La Asociación automovilística noruega NAF (Norges Automobil Forbund-NAF) ha criticado la medida: “Toda la política de coches eléctricos está en juego. Es una idea incomprensiblemente mala”, dijo Christina Bu, secretaria general de la asociación, a la emisora ​​pública NRK.

Si bien las matriculaciones totales en Noruega han disminuido un 15 % este año, las ventas de coches eléctricos han aumentado un 28,9 % en comparación con el mismo período del año pasado. En abril, el 74,1 % de todas las nuevas matriculaciones en Noruega fueron coches totalmente eléctricos y en marzo la cuota de mercado fue del 86,1 %.

Conversaciones: