Híbridos y Eléctricos

LIGERO CAMBIO ESTÉTICO

El Tesla Model Y se vuelve híbrido de la mano de Obrist

Para muchos puede que sea una verdadera aberración, mientras que para otros puede resultar curioso. La cuestión es que Obrist ha hecho una transformación impresionante, y no es la primera que hace.

tesla-model-y-hibrido-obrist
El Tesla Model Y se vuelve híbrido de la mano de Obrist

Una empresa de ingeniería austriaca se ha especializado en la creación de tecnologías electrificadas. Obrist Group es capaz de revertir un coche de su movilidad 100% eléctrica a una híbrida. Aunque pueda suponer un paso atrás, lo que está claro es que estamos ante un camino de doble sentido. Lo más increíble de todo es que los austriacos no han hecho la transformación con un coche cualquiera, si no que la han hecho con el nuevo Tesla Model Y.

La cuestión es que no es nada fácil imaginar un cambio de esta magnitud. Coger uno de los eléctricos más modernos y avanzados del mercado, desmontarlo, y ponerle un tren motriz híbrido tiene su historia. No es la primera vez que Obrist hace algo así, pues hace tiempo hicieron la misma jugada con un Tesla Model 3, y también con un Fisker Karma. Así que, por decirlo de alguna manera, la empresa se ha especializado en estas transformaciones.

sistema-hibrido-obrist

Esquema de la mecánica híbrida de Obrist.

En este caso el Model Y híbrido ha sido presentado en el pasado IAA de Múnich. La feria de movilidad alternativa contó con la visita de este eléctrico renegado. La empresa denomina a su tecnología de reconversión con el nombre de Hyperhybrid. El primer paso es la instalación de un motor de combustión de pequeña cilindrada. Un bloque de dos litros y 999 centímetros cúbicos cuya función principal es la de actuar como un generador.

Mediante la quema de combustibles, también combustibles sintéticos para ser más respetuoso con el medioambiente, el motor/generador crea una energía que es almacenada en una batería escondida tras los asientos traseros con 17,3 kWh de capacidad, mucho menos de lo que acostumbra a llevar el Tesla Model Y. De ahí se envía a un motor eléctrico trasero con 100 kW, 136 caballos, que es el encargado de mover al coche.

Obviamente, así en frío, sobre la mesa, el Model Y con la tecnología Hyperhybrid pierde mucho de su atractivo. La reducción en potencia es considerable, así como en autonomía eléctrica. Obrist anuncia que el rango eléctrico de su Tesla es de apenas 90 kilómetros, aunque sus 1.000 kilómetros de autonomía total sí que resulta mucho más atractivo. En cuanto a rendimiento no han sido aportados más datos, desconociendo cifras de aceleración o velocidad punta.

Siguiendo con los datos de eficiencia, la marca asegura que en sus pruebas se ha conseguido realizar trayectos con un consumo medio de 3,3 litros/100 km, con unas emisiones de gases contaminantes negativas de 24 gramos de CO2 por kilómetro, es decir, que no solo no contamina, si no que en su ciclo de vida aporta aire limpio a la atmósfera. Aunque el generador sea la principal fuente de alimentación, también es posible moverse sin él ya que las baterías se pueden recargar mediante un enchufe normal y corriente, así que también se puede decir que es un híbrido enchufable.

Sea como sea, Obrist nos presenta este Model Y no como un sacrilegio, sino para hacer ver a la gente que existen sistemas de movilidad alternativos y también más baratos, ya que los componentes del Hyperhybrid son considerablemente más económicos. Obviamente no tiene ningún sentido el coger un coche eléctrico de última generación y volverlo híbrido, pero reconozcámoslo, si hubieran cogido un Volkswagen Golf el impacto mediático no habría sido el mismo.

Conversaciones: