TAMBIÉN SE FABRICARÁ EN CHINA

El nuevo Tesla Model Y podría llegar a finales de 2019

Tesla apunta a finales de 2019 como la fecha seleccionada para el inicio de la producción de su nuevo crossover compacto, el Model Y, y ya está buscando aliados para la fabricación del SUV eléctrico de tamaño compacto.

El nuevo Tesla Model Y podría llegar a finales de 2019 (Render: RemcoM)
El nuevo Tesla Model Y podría llegar a finales de 2019 (Render: RemcoM)

Tesla apunta a finales de 2019 como la fecha seleccionada para el inicio de la producción de su nuevo crossover compacto, el Model Y. Así lo han asegurado dos fuentes anónimas a la agencia Reuters, que además afirman que dos años después de su lanzamiento, el nuevo Tesla Model Y también se construirá –paralelamente a la planta de Fremont– en la nueva fábrica que la marca californiana pretende abrir en China.

Según informa la agencia, Tesla está escuchando ofertas y negociando los contratos preliminares con los futuros proveedores de componentes para el Model Y. Aunque –como era de esperar– la información que Tesla ha proporcionado a los proveedores es escasa en detalles y no revela su programa ni los plazos de producción por completo, se conoce que el vehículo eléctrico comenzaría a construirse en su planta de Fremont, California, en noviembre del próximo año.

Este nuevo informe confirma la proximidad de un nuevo lanzamiento por parte de Tesla y demuestra que la compañía de Elon Musk confía plenamente en sus capacidades productivas, sin temor a los atrasos ni a  los posibles cuellos de botella que se puedan generar con un nuevo producto en su gama de vehículos eléctricos. Bien es sabido que la rampa de producción del Tesla Model 3 ha sido un “infierno”, tal y como aseguró el consejero delegado de la marca, pero según parece, poco a poco la factoría de Fremont está acercándose a sus objetivos, con 2.020 unidades semanales en su último informe.

A pesar de sufrir un acusado descenso en la valoración de sus acciones a finales de marzo, éstas parecen haberse estabilizado después de recuperar gran parte de las pérdidas, que llegaron a rozar el 8% en un solo día. La compañía norteamericana no tardó en reafirmar su solvencia, y descartó por completo la posibilidad de llevar a cabo una ampliación de capital o de aumento de su deuda este año.

Uno de los pilares principales de Tesla es el aumento progresivo de su capacidad productiva, que a pesar de no haber sido suficiente para cumplir con la exigente rampa de producción del Model 3, del que la compañía recibió más de medio millón de reservas con depósito, ha conseguido incrementar en un 40% el número de coches eléctricos que salen de las líneas de Fremont en relación al primer trimestre del año pasado.

Ahora que los inversores están más tranquilos, Tesla se enfrenta a un arduo proceso de licitaciones para hacer posible la fabricación del nuevo modelo, el Tesla Model Y. En la etapa inicial de este proceso, numerosas empresas compiten ofreciendo sus componentes según las indicaciones de Tesla, que seleccionará sus aliados en la fabricación del SUV eléctrico de tamaño compacto según su capacidad de suministro, el nivel tecnológico que ofrezcan sus componentes y la competitividad de sus precios.

Conversaciones: