SALÓN DEL AUTOMÓVIL DE PARÍS

Skoda Vision RS: Un híbrido enchufable con 245 CV y 70 km en modo eléctrico

Skoda ha anunciado que el Skoda Vision RS, el prototipo compacto de su línea deportiva RS, será un híbrido enchufable de gasolina con 245 caballos y una autonomía en modo eléctrico de 70 kilómetros.

Skoda Vision RS.
Skoda Vision RS.

Skoda ha anunciado que el Skoda Vision RS, el prototipo compacto de su línea deportiva RS, será un híbrido enchufable de gasolina con 245 caballos y una autonomía en modo eléctrico de 70 kilómetros.

El fabricante checo ha asegurado que el compacto de altas prestaciones, que se presentará oficialmente en el Salón del Automóvil de París, será respetuoso con el medio ambiente, con unas emisiones combinadas de CO2 de tan solo 33 gramos por kilogramo.

La batería de iones de litio, con una capacidad de 13 kilowatios por hora, puede recargarse por cable en 2,5 horas en una estación de carga, aunque Skoda ha apuntado que puede enchufarse en cualquier toma de corriente doméstica o recargarse durante la conducción mediante la recuperación de energía.

El Skoda Vision RS combina el motor de 1.5 litros TSI de 150 caballos con un motor eléctrico de 102 caballos, que juntos generan una potencia de 245 caballos, capaces de impulsar al vehículo de 0 a 100 kilómetros por hora en 7,1 segundos, acelerando de 80 a 120 kilómetros por hora en 8,9 segundos.

vision-rs (2)

La carrocería del prototipo luce una pintura blanca con efecto de destello de cristal Xirallic, que hace que reluzca con una sutil tonalidad azul. Además, la firma ha indicado que los componentes orgánicos de la pintura reflejan el calor, reduciendo así la temperatura interior.

El contraste lo aportan numerosos elementos de carbono negro fijados a la carrocería, tanto en el radiador, como en los parachoques frontal y trasero, los retrovisores exteriores, los umbrales laterales, las tomas y salidas de aire y el difusor trasero.

Skoda ha destacado que para la parte superior los asientos cubiertos de Alcantara, se ha usado una tapicería de carbono hecha al 100% de hilo de poliéster reciclado, mientras que los refuerzos laterales de los asientos llevan banderas checas, que conmemoran los 100 años de la fundación de Checoslovaquia.

Otro ejemplo de sostenibilidad en los materiales utilizados por la marca son las alfombrillas, que están hechas de un tejido de carbono de Piñatex, un material de alto rendimiento que extrae sus fibras de las hojas de las piñas.

El volante deportivo, con elementos similares a los que se ven en los vehículos de competición, tiene un panel central con la misma textura vista en el resto del interior, consistente en pequeños triángulos, la seña de identidad de los últimos modelos de la marca.

Conversaciones: