Híbridos y Eléctricos

TECNOLOGÍA PUNTA PARA UNA AUTONOMÍA PUNTERA

Cómo es la batería de un Fórmula E, qué capacidad tiene y cómo se carga

McLaren Applied Technologies ha desarrollado las baterías que utilizarán los monoplazas de segunda generación, los primeros en la historia de la Fórmula E que podrán completar carreras enteras.

BMW Andretti de Fórmula E.
BMW Andretti de Fórmula E.

Los coches de la segunda generación de Fórmula E ya de por sí son más espectaculares que los de la primera en términos de estética, además de tener las ventajas de cuatro años de avances tecnológicos a un ritmo frenético. Uno de los avances que más impresionan es el desarrollo de las nuevas baterías, con las que podrán llegar a hacer una carrera entera de 45 minutos + 1 vuelta sin tener que detenerse.

Estas baterías serán suministradas de manera exclusiva por McLaren Applied Technologies, una rama de la marca británica de superdeportivos más conocida como equipo de Fórmula 1. La segunda generación de modelos de Fórmula E llevará las baterías de McLaren de 2018 a 2020, si bien la intención es que sea suministrador único hasta al menos 2025. El aspecto positivo de tener una sola especificación de baterías es que de este modo se corre en igualdad de condiciones, dependiendo de la pericia de pilotos y equipos para obtener resultados.

Prestaciones

La batería es capaz de desatar 200kW en carrera y 250kW en clasificación, un incremento de potencia bastante notable con respecto al monoplaza de primera generación. La energía utilizable en carrera se ha aumentado hasta los 54 kWh según cifras oficiales frente a los 28 kWh de la primera generación. Otro aspecto interesante es que, pese a tener una capacidad mucho mayor, casi el doble, el peso de las baterías solo se ha incrementado de los 200 a los 250 kilogramos.

Con las nuevas baterías se puede conseguir una energía de 54 kw/h.

Con las nuevas baterías se puede conseguir una energía de 54 kWh.

Los monoplazas tienen además varios modos de energía para poder utilizar la energía de la manera que prefieran para que los equipos puedan desarrollar sus propias estrategias de carrera. También de la batería, producida en conjunto por McLaren Applied Technologies y Lucid, provienen los 25kW habituales del nuevo sistema Hyperboost que se implementará esta temporada.

La manera en la que mejor rinden es con unas temperaturas controladas, por lo que si se eleva demasiado la temperatura, algo que es común en un coche de carreras, puede perder rendimiento. Una buena refrigeración es clave para que las baterías funcionen en todo su esplendor durante los 45 minutos + 1 vuelta que durará cada carrera de Fórmula E a partir de 2018/2019.

Todos los coches eléctricos tienen baterías compuestas por células, que a su vez forman módulos y el conjunto de módulos es el paquete al completo. En la primera generación las baterías tenían unas 165 células, pero con las baterías de la segunda generación este número se ha incrementado hasta superar las 200 células.

Carga con glicerina no contaminante

Las baterías de los monoplazas de Fórmula E –tanto las actuales como las anteriores– se cargan con bio-diesel que se obtiene con dos generadores que se llevan en cada carrera. Son dos generadores basados en motores diesel (en concreto, el Cummings KTA50) adaptados para funcionar con glicerina gracias a la empresa que los gestiona, la británica Aquafuel Research.

Lo más interesante es que este proceso de obtención de energía no tiene emisiones de dióxido de carbono y no afecta a la calidad del aire, por lo que contribuye a que sea una tecnología libre de emisiones. Además, la glicerina es capaz de lubricar los componentes del motor mejor que el diesel, por lo que el aceite del motor, los sistemas de escape y el conjunto en general se mantiene en mejor estado.

Conversaciones: