Híbridos y Eléctricos

ESTABLECE INCENTIVOS FISCALES Y COMERCIALES

Indonesia busca que Volvo y Renault inviertan en fabricar allí sus coches eléctricos

El Gobierno de Indonesia está trabajando en un plan de incentivos y acuerdos comerciales para atraer a los fabricantes de coches eléctricos y baterías.

Indonesia quiere atraer la industria de los vehículos eléctricos.
Indonesia quiere atraer la industria de los vehículos eléctricos.

Indonesia está interesada en que marcas como Renault y Volvo inviertan en la fabricación de coches eléctricos en su territorio. El país asiático apunta a conseguir que una cuarta parte de su producción de vehículos sean modelos eléctricos para el año 2030. El Gobierno Indonesio está en conversaciones con ambos fabricantes para convencerlos de que construyan fábricas o centros de ensamblaje en el que es considerado el mercado de automóviles más grande del sudeste asiático.

Para el año 2030, Indonesia prevé fabricar 750.000 vehículos eléctricos. Por entonces, el director de metales, maquinaria y transporte del Ministerio Indonesio de Industria asegura que se fabricaran 3 millones de vehículos en el país. Por su parte, el presidente Joko Widodo ha prometido incentivos fiscales para atraer inversión extranjera para la fabricación de vehículos eléctricos. A su vez, aumentará el coste de poseer automóviles propulsados ​​por combustibles fósiles para reducir en unos 50.000 millones de euros la dependencia de las importaciones de petróleo crudo.

Mientras que Hyundai y Volkswagen ya han mostrado su interés en fabricar vehículos eléctricos en el país, un consorcio de compañías chinas e indonesias han arrancado la construcción de una planta productora de baterías para coches eléctricos. Renault, a través de su director de operaciones en el país, Davy Tuilan, ha comentado que “necesita realizar un estudio de mercado en profundidad antes de decidir invertir en Indonesia”.

Indonesia cuenta con abundantes reservas de níquel, una materia prima clave para fabricar baterías eléctricas, lo que supone una ventaja competitiva que quiere aprovechar para desarrollar su industria en torno a los vehículos eléctricos. Fuentes del gobierno local aseguran que ya hay una compañía trabajando en la producción de materias primas para la fabricación de baterías de coches eléctricos. El Ministerio de Industria Indonesio confía en que “una vez que la planta de producción de baterías esté en marcha, será fácil atraer a los fabricantes de vehículos”.

El gobierno indonesio está trabajando en un conjunto de normativas para promocionar la adquisición de vehículos eléctricos en su mercado. Su estrategia contempla gravar con un impuesto de lujo a los vehículos que producen más emisiones y reducirlo progresivamente para incentivar los coches eléctricos. Además, los fabricantes de automóviles se beneficiarán de un período de gracia de dos años para cumplir con esta nueva regulación.

El país asiático espera compensar las caídas que ha registrado en las exportaciones mediante el establecimiento de una industria de vehículos eléctricos. Esto, sumado a que ha firmado recientemente un acuerdo de libre comercio con Australia que permitirá al país exportar vehículos libres de impuestos, convertirán Indonesia en un posible destino de las próximas inversiones de las marcas en movilidad eléctrica.

Conversaciones: