Híbridos y Eléctricos

DESARROLLADO POR AUDI Y MANN+HUMMEL

Los coches eléctricos también pueden llevar filtro de partículas, ¿pero cómo funciona?

El filtro de aire Audi Urban Purifier está pensado para coches eléctricos y es capaz de atrapar las partículas más pequeñas, tanto con el coche en movimiento como durante las recargas, mejorando así la calidad del aire circundante.

Audi-Urban-Purifier_portada
Audi presenta un filtro de aire para coches eléctricos que purifica el aire ¡del exterior!

Las emisiones de gases como el dióxido de carbono (CO2) o los óxidos de nitrógeno (NOx) son un grave problema en las ciudades. Pero hay otras partículas, quizá no tan "conocidas", que son tanto o más perjudiciales para la salud: las partículas finas (PM). Para ayudar a paliar este problema, Audi ha presentado un filtro de aire específico para coches eléctricos que es capaz de atrapar las micropartículas del entorno, limpiando así el aire circundante.

Independientemente del sistema de propulsión de un vehículo, se calcula que alrededor del 85% de las partículas finas del tráfico vial se deben a la abrasión de los frenos, los neumáticos o la carretera. Las partículas más pequeñas tienen un tamaño de 10 micrómetros o menos (un micrómetro, o micra, equivale a una milésima parte de un milímetro). Pueden ser fácilmente inhaladas y son particularmente nocivas para la salud: debido a su pequeño tamaño, pueden llegar a la profundidad de los pulmones, y algunas hasta pueden alcanzar el torrente sanguíneo.

Limpiar el aire de este tipo de partículas es una necesidad imperiosa, por eso Audi está llevando a cabo un proyecto piloto junto al proveedor Mann+Hummel, especialista en filtros para vehículos, con el objetivo de limpiar el aire alrededor de sus coches. El filtro en cuestión, denominado 'Audi Urban Purifier', tiene como objetivo mejorar la calidad del aire en las ciudades tanto durante la conducción como durante el proceso de recarga.

El filtro va colocado en el frontal del vehículo, justo en la entrada del flujo de aire del vehículo, por delante del radiador, de modo que sólo son necesarias unas pocas modificaciones en el coche para su adaptación. El elemento filtrante se controla a través de la entrada de aire de refrigeración y su función mecánica es similar a la de una aspiradora: las finas partículas de polvo quedan atrapadas en el filtro y el aire puede seguir fluyendo a través de él.

Audi-Urban-Purifier
El filtro va colocado justo por delante del ventilador convencional

Durante la conducción, el filtrado se realiza de forma pasiva mediante el movimiento del vehículo. La otra posibilidad es el filtrado durante la carga de las baterías del coche eléctrico, con el vehículo parado. El ventilador con el que ya cuentan los vehículos lleva el aire del exterior a través del radiador; el sistema aprovecha este proceso y filtra el aire que fluye a través de él de forma activa, utilizando este filtro especial que garantiza la retención de las partículas más pequeñas, incluso cuando el vehículo está parado. 

El proyecto piloto se puso en marcha en 2020 y tendrá una duración de cuatro años. Hasta ahora, el filtro se ha utilizado en una flota de Audi e-tron de pruebas y ha demostrado ser altamente eficaz. Tras más de 50.000 kilómetros de ensayos de resistencia en los Audi e-tron, las partículas generadas durante la circulación del Audi e-tron se filtran por completo y, además, absorbe las partículas del entorno causadas por otros vehículos (Audi no proporciona cifras concretas). Además, según sus desarrolladores, los filtros no tienen ningún efecto negativo en el funcionamiento del vehículo eléctrico, ni siquiera en los días calurosos de verano o durante la carga rápida.

Para que el sistema sea aún más eficiente, Audi y Mann+Hummel están trabajando para conectarlo con los sensores existentes en las ciudades, como las estaciones meteorológicas. También está previsto desarrollar una lógica de visualización en el vehículo que permita a los pasajeros saber cuándo está activo el sistema y cuánto se ha filtrado ya. El filtro en cuestión es de fácil mantenimiento y sólo debe sustituirse cuando se haya alcanzado el intervalo de mantenimiento regular. El propio filtro está fabricado por un 15% de material reciclado y es reciclable en un 60%.

Conversaciones: