Híbridos y Eléctricos

SOLUCIÓN 'CERO EMISIONES' MÁS ECONÓMICA

JCB lanza una excavadora de hidrógeno adaptando un motor diésel convencional

La compañía británica, una de las más reconocidas en maquinaria industrial, cree que un motor de combustión interna alimentado de hidrógeno podría ser una forma más barata y rápida de cumplir los objetivos de emisiones.

jcb-hydrogen-01
Retroexcavadora JCB de hidrógeno | Foto: Autocar

Seguramente la mayoría de quienes lean estas líneas conocerán la marca JCB, ya que es habitual ver su maquinaria pesada trabajando en la ciudad -ya sea en obras, jardinería, etcétera-. La compañía británica trabaja para reducir sus emisiones de CO2 y en ese sentido apunta su última presentación, una retroexcavadora de hidrógeno que utiliza como base un motor diésel modificado.

La nueva máquina retroexcavadora de hidrógeno de JCB no emplea un sistema de pila de combustible al uso, sino una adaptación del motor Dieselmax 448 que JCB utiliza en otras máquinas. La firma ha hecho modificaciones sustanciales en el motor diésel para poder utilizarlo únicamente con hidrógeno, de manera que no emite dióxido de carbono (CO2).

El nuevo motor tiene un sistema de admisión totalmente nuevo, con nuevos pistones, menor compresión y un sistema de inyección directa common-rail con nuevos puertos de inyección. El objetivo ha sido igualar en prestaciones y características de trabajo a las máquinas diésel existentes, reduciendo tanto las emisiones de CO2 como las de óxidos de nitrógeno (NOx). Incluso sin ningún tipo de filtros, el motor de hidrógeno emite menos gases contaminantes que un diésel moderno con los sucesivos filtros y catalizadores (que, en el caso de JCB, reducen las emisiones de NOx en un 98 %).

Pese a las modificaciones, resulta bastante más económico que una excavadora eléctrica con pila de combustible o de batería. Por esa razón, JCB cree que esta tecnología puede ayudar a la industria del transporte y la maquinaria pesada a alcanzar el objetivo de cero emisiones del gobierno británico más rápidamente que tecnologías como las baterías actuales. 

jcb-hydrogen-02

Sobre la base de un motor diésel modificado, la nueva JCB se alimenta únicamente de hidrógeno.

Las primeras pruebas de este motor en retroexcavadoras reales han tenido éxito suficiente para que los ingenieros de la empresa confíen en que esta tecnología pueda aplicarse en una gama más amplia de sus vehículos. De hecho, JCB tiene previsto desarrollar aún más este motor de hidrógeno y asegura que ya tiene la vista puesta en su producción. Según el jefe de innovación de JCB, Tim Burnhope, las grandes ventajas del motor de hidrógeno son que «puede llevarse a la producción de forma rápida y asequible, mientras que los conocimientos técnicos y la infraestructura de los motores de combustión interna seguirán siendo relevantes». 

No es la primera máquina alimentada por hidrógeno que presenta JCB. El año pasado presentó la JCB 220X de hidrógeno, una excavadora de 20 toneladas que, en ese caso, sí utilizaba una pila de combustible. El presidente de JCB, Lord Anthony Bamford, decidió crear en julio del año pasado un equipo de investigación especializado en motores de hidrógeno en el centro de I+D de la empresa, por su creciente preocupación por la inminente pérdida de experiencia e infraestructura de los motores de combustión interna y la disolución de toda una cadena de suministro bien posicionada. 

El hijo de Lord Bamford, Jo Bamford, fundó Ryse Hydrogen después de trabajar en la empresa familiar. Adquirió la compañía de autobuses Wrightbus y ha conseguido contratos para suministrar el primer autobús de doble piso de hidrógeno a ciudades como Londres y Aberdeen. Padre e hijo están decididos en su apuesta por el hidrógeno: «Ya no defendemos el diésel; ese caballo se ha desbocado. El objetivo debe ser cero emisiones de carbono, pero no creemos que las baterías y las pilas de combustible sean las únicas soluciones».

Fuente: Autocar

Conversaciones: