Híbridos y Eléctricos

HIDRÓGENO Y ELÉCTRICOS

El Parlamento lanza el plan regulación puntos de carga para toda Europa

Los ambiciosos planes de descarbonización del parque en Europa se refuerza con el nuevo plan de infraestructura acordado por parte de la comisión de transportes del Parlamento europeo.

Recarga-Eléctricos
La Unión Europea pacta un acuerdo para mejorar la infraestructura de carga

No hace falta decir los ambiciosos planes que tiene la Unión Europea para la implantación de la movilidad eléctrica. El objetivo de erradicar las ventas de coches de combustión para el año 2035 debe ser acompañada de una fuerte mejora en la infraestructura de carga. La comisión de transporte del Parlamento Europeo acaba de presentar un plan que pretende regular el número de estaciones de carga rápida y el número de puntos de repostaje de hidrógeno.

Antes de la crítica llegada del plan 2035, Europa quiere reducir en un 55% la cantidad de emisiones contaminantes del parque de vehículos. El denominado paquete Fit-For-55, indica la hoja de ruta de los países miembros para la lograr la propuesta. Dentro de dicho paquete de medidas y recomendaciones existe un apartado específico en lo relativo a la infraestructura de carga en las principales carreteras de la Unión Europea, lo que también afecta a la red viaria española.

La comisión de transportes del Parlamento Europeo es el organismo encargado de fijar los objetivos para la estrategia de electrificación. En los últimos días se ha aprobado una medida que deja bien claras las intenciones de los países miembros. La comisión ha acordado que debe haber un punto de carga rápido para coches eléctricos cada 60 kilómetros en las principales rutas europeas, la denominada red TEN-T. Un solo punto que marca el mínimo, no habiendo fijado ningún máximo.

Recarga-Hidrógeno-Toyota-Mirai
La propuesta también incluye mejorar la red de carga de hidrógeno

Además de los puntos para eléctricos, se han fijado los mínimos para las estaciones de abastecimiento de hidrógeno, al menos un surtidor cada 150 kilómetros de carretera. En este caso se ha pensado especialmente para los vehículos pesados, lo que a priori tienen todas las papeletas de ser los primeros en optar por el elemento como principal fuente de combustible. Aun así la red de hidrogeneras deberá estar adoptada para todos los vehículos, al igual que la infraestructura de recarga para vehículos eléctricos.

El objetivo no sólo radica en mejorar el número de puntos de carga, también la sencillez y la usabilidad de cada uno de ellos. La comisión ha propuesto que el pago y el uso por recargar deben ser más simples y transparentes, y por lo tanto ha hecho hincapié en que debería ser posible pagar con tarjeta de crédito o débito como ocurre en todas las gasolineras. De esta forma se evitará que los clientes tengan que bajarse aplicaciones específicas y hacer el trámite de recarga mucho más rápido y ágil de lo que es actualmente.

Aunque el comité de transporte haya votado a favor del plan de infraestructura, este todavía debe ser ratificado por el Parlamento Europeo en las próximas semanas. Se espera que no haya muchas objeciones al mismo y que por lo tanto sea aprobado de forma mayoritaria. En ese caso España tendrá mucho trabajo por hacer. Nuestro país se encuentra en los puestos de cola en cuanto a infraestructura, con tan solo 1,1 puntos de carga por cada 100 kilómetros de vía, una deficiencia significativa que varía incluso en función de la Comunidad Autónoma en la que circulemos.

Conversaciones: