Híbridos y Eléctricos

INCENTIVOS LOCALES

Con la previsible caída de las ventas de coches eléctricos, ¿es China el ejemplo a seguir?

China está planteándose la ampliación de los subsidios de ayuda a la compra de coches eléctricos más allá de este año y está animando a las administraciones locales a que añadan nuevos incentivos para estimular el mercado.

China ofrece nuevos incentivos a la compra de coches eléctricos a través de las administraciones locales.
China ofrece nuevos incentivos a la compra de coches eléctricos a través de las administraciones locales.

En China, el recorte de los subsidios que ayudaban a los compradores a adquirir un coche eléctrico provocó una reducción importante en las ventas de vehículos eléctricos el año pasado. En los últimos meses, el coronavirus ha hecho que esta reducción se haya convertido en una caída libre sin precedentes, que ahora es necesario solventar. El gobierno del Gigante Asiático está animando a las administraciones locales a incentivar el las compras de vehículos eléctricos para reavivar el mercado en los próximos meses. ¿Es este el camino a seguir por Europa y Estados Unidos antes una situación del mercado previsiblemente similar?

Según la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China, en febrero de 2020, las ventas de vehículos eléctricos cayeron a tan solo 11.000 unidades, lo que supone una caída de alrededor del 77% respeto a 2019. El mes pasado es ya el octavo consecutivo de esta tendencia a la baja, provocada por la reducción de los subsidios pero, sobre todo, por la epidemia del Covid-19. Los dos fabricantes chinos más importantes, BYD y BAIC, vendieron en febrero 2.803 y 1.002 unidades respectivamente, lo que supone en su caso una reducción del 80% y el 66% respecto al año anterior. En el caso de NIO las entregas cayeron un 56% en este mismo periodo de tiempo.

Un caso aparte es el de Tesla, que registró 3.900 unidades vendidas el mes pasado, que supone un incremento respecto a las 2.620 del mes de enero. Tesla ha estado haciendo muchos esfuerzos para mantener la producción en la Gigafactoría de Shanghái y ha intensificado su servicio de entrega a domicilio, que permite a los clientes recibir su vehículo sin tener que desplazarse. Además, también ha comenzado a ofrecer "unidades de prueba sin contacto" para que sus potenciales clientes prueben los vehículos mediante una cita programada en línea o por teléfono desbloqueando el vehículo a través de la aplicación móvil. De esa manera, nunca tienen que estar en contacto directo con los vendedores.

People walk past a showroom outside Tesla China headquarters at China Central Mall in Beijing, China July 11, 2018. REUTERS/Jason Lee

En contra del mercado general, Tesla aumenta sus ventas en China en febrero de 2020.

Nuevos subsidios locales

En julio de 2019, el gobierno de China redujo los subsidios que ofrecía a los compradores de coches eléctricos de 50.000 yuanes (unos 6.500 euros) a la mitad, siempre y cuando el modelo adquirido homologase una autonomía superior a los 400 kilómetros. Su vigencia estaba prevista hasta finales de 2020. Pero la contracción del mercado provocada por esta decisión ya había provocado las primeras discusiones sobre la necesidad de extenderlos más allá del próximo año. Ahora, el coronavirus está intensificando estas conversaciones.

El mes pasado, el presidente chino, Xi Jinping, instó a los gobiernos locales a tomar medidas para estimular las ventas de vehículos eléctricos. Guangzhou, la capital de la provincia de Guangdong, en el sur de China, respondió a esta petición ofreciendo a partir de marzo a los compradores 10.000 yuanes (1.300 euros) por cada vehículo adquirido. En febrero, el gobierno de Foshan, una ciudad cercana a Guangzhou, anunció que proporcionaría 2.000 yuanes para la compra de vehículos nuevos y otros 1.000 yuanes por cada venta en el mercado de segunda mano. La provincia china de Hunan anunció planes similares para reintroducir subsidios. Los analistas creen que las localidades con mayor poder adquisitivo, especialmente aquellas asociadas con la industria automotriz, como la provincia de Zhejiang y Shanghái, se unirán a esta estrategia.

Europa y Estados Unidos

La normativa de emisiones europea planteaba para este año que la flota conjunta de cada fabricante se redujese hasta los 95 gramos de CO2 por kilómetro. La Comisión Europea estableció una sanción equivalente a 95 euros por cada gramo de CO2 que exceda el límite, multiplicado por cada uno de los coches que se vendan en 2020 y 2021, que es el periodo de transición de dos años acordado.

Linea produccion volkswagen ID.3

Europa para sus plantas de producción por el coronavirus.

Con esta normativa se preveía que Europa se pusiera al frente del mercado de ventas de vehículos electrificados. Sin embargo, el parón que está suponiendo la pandemia del Covid-19 va a hacer complicado que se cumplan los objetivos previstos. Por ahora, y hasta que se conozcan nuevas informaciones, el mercado de la automoción está parado, tanto en las fábricas como en la promoción y las ventas, y en función de cómo se desarrollen los acontecimientos será preciso tomar nuevas decisiones respecto a la nueva legislación.

Tanto en Estados Unidos como en China, los gobiernos se están moviendo para restaurar los incentivos que habían sido reducidos. Quizás sea el momento que desde Bruselas, Washington y Pekín se planteen políticas de ayuda que garanticen que los consumidores se decidan por un vehículo cero emisiones.

Conversaciones: