Híbridos y Eléctricos

EVIATION ALICE

El primer avión comercial eléctrico está a 200 millones de salir al mercado

Eviation Alice, el primer avión comercial ligero, con capacidad para 9 pasajeros y 1000 kilómetros de autonomía, requiere de 200 millones de dólares de financiación para establecer su centro productivo.

Eviaton Alice es un avión comercial eléctrico con baterías capaces de proporcionar 1000 kilómetros de autonomía.
Eviaton Alice es un avión comercial eléctrico con baterías capaces de proporcionar 1000 kilómetros de autonomía.

La movilidad eléctrica está despegando, y buena prueba de ello es Eviation Aircraft Ltd, una startup que ha desarrollado un avión eléctrico que pretende construir en Francia. En cambio, la empresa necesita una inversión de 200 millones de dólares (178 millones de euros) para llevar al mercado su primer avión comercial para pasajeros propulsado por motores eléctricos y baterías. La compañía israelí que hay detrás del desarrollo de esta aeronave eléctrica llamada Alice, planea hacer un vuelo de demostración en el próximo mes de junio con motivo del Show del Aire de París.

Eviaton empezará a fabricar la primera pre serie de su avión eléctrico dos años y medio más tarde, aunque para comercializarlo en serie, según Omer Bar-Yohay, CEO de la compañía, requerirá de una inversión multimillonaria. El precio de venta del avión eléctrico, que tendrá capacidad para 9 pasajeros y una autonomía superior a 1000 kilómetros por cada carga de sus baterías, estará entre 3 y 5 millones de dólares (de 2,7 a 4,5 millones de euros).

Una de las grandes ventajas competitivas del Eviation Alice, que según Bloomberg será el primero con sus características en la industria aeroespacial, es su bajo coste de funcionamiento: mientras las aeronaves propulsadas por turbina consumen unos 900 euros de combustible, para un viaje similar, este avión eléctrico tan solo tiene un consumo de 180 euros en electricidad. Por el contario, la velocidad de crucero del Alice será menor a la la habitual en este tipo de aeronave, con una velocidad máxima de 240 nudos (444 km/h).

Alrededor del 65% del peso del Alice corresponde a las baterías de iones de litio que aloja en su interior con el fin de alimentar sus motores eléctricos. “Para volar distancias cortas a una velocidad reducida, la tecnología de baterías actual es más que suficiente”, asegura Bay-Yohay. El sistema propulsor eléctrico está suministrado, en su práctica totalidad, por Siemens AG, mientras que el desarrollo del pequeño avión comercial eléctrico ha tenido lugar en la sede de la empresa, cerca de Tel Aviv.

Conversaciones: