Híbridos y Eléctricos

LAS ENTREGAS DEL ID.3 LLEGARÁN EN VERANO

La importancia del software para la vida del Volkswagen ID.3

Es conocido desde hace unos meses que Volkswagen está enfrentándose a problemas con el software del ID.3. Conscientes de ello, la compañía lucha por resolvar sus problemas.

Los problemas de software del Volkswagen ID.3 son peor de lo que parecía
Los problemas de software del Volkswagen ID.3 son peor de lo que parecía

Desarrollar completamente desde cero un coche eléctrico no está resultando tarea sencilla para algunos fabricantes, ni siquiera para Volkswagen. Ya hemos hablado anteriormente de los problemas de software que está sufriendo el Volkswagen ID.3, pero según ha podido saber el medio alemán Süeddeutsche Zeitung, las dificultades están yendo más allá.

Volkswagen está teniendo dificultades para contratar a expertos en software, ingenieros y programadores que actualmente tienen una alta demanda en muchos sectores, y que en su mayoría se decantan por otras industrias.

Y como los problemas, a veces, no vienen solos, a lo anterior hay que sumar otro contratiempo: el jefe de Tecnologías de la Información de Volkswagen, Martin Hofmann, dejará la compañía a finales de mes. Hofmann ha sido responsable de IT en todo el grupo y ha ocupado un puesto clave en el desarrollo de la movilidad eléctrica y digitalización de la marca.

A todo esto, Volkswagen tiene planeado empezar a entregar los primeros ID.3 el próximo verano y aseguran que podrán solucionar los problemas a tiempo.

El Volkswagen ID.3 tiene una importancia vital para la compañía

Que el Volkswagen ID.3 tenga éxito es una cuestión vital para la compañía alemana. El ID.3 es el primer coche eléctrico de Volkswagen desarrollado desde cero como tal y el primero de una gran familia cuyo objetivo es llevar la movilidad eléctrica a las masas. Pero este modelo tiene una importancia crucial por varios motivos más.

Por un lado, es una apuesta de Herbert Diess, el máximo responsable de Volkswagen, que ha hecho del ID.3 el eje vertebral de su estrategia. Si el ID.3 resulta exitoso, habrá justificado la conversión radical hacia la movilidad eléctrica y su enorme inversión. Si el ID.3 falla, muy probablemente le costaría el puesto a Herbert Diess.

Y por otra parte entran en juego las emisiones de CO2. Volkswagen necesita vender tantos ID.3 como pueda para reducir sus emisiones medias de CO2 y cumplir con las normativas europeas al respecto. El grupo alemán tiene previsto producir 100.000 coches eléctricos en Zwickau, donde se fabrica el ID.3, pero cada coche eléctrico menos que fabrique significará alejarse un poco más de cumplir con las normativas y evitar pagar multas.

Conversaciones: