Híbridos y Eléctricos

ELÉCTRICOS E HÍBRIDOS ENCHUFABLES

Skoda fabrica su "iV" número 100.000 y aspira a multiplicar esta cifra

Škoda anuncia que ya ha fabricado su iV número 100.000, y dados los planes de electrificación de la firma esperan multiplicar pronto esta cifra con nuevos eléctricos e híbridos enchufables.

Skoda Enyaq iV.
Skoda Enyaq iV.

El posicionamiento de Škoda dentro del consorcio de firmas formado por el Grupo Volkswagen es, cuanto menos, particular. Al igual que todo su grupo (y prácticamente todo fabricante existente) la firma checa aspira a convertirse en una marcha de coches eléctricos en su totalidad, y recientemente la firma ha anunciado que acaban de dar un pequeño paso hacia ello fabricando el coche número 100.00 de su serie iV.

Según ha dado a conocer recientemente la propia marca, han sido ya más 100.000 los coches con el apellido que distingue a sus coches eléctricos e híbridos enchufables de su principal fábrica, la sita en la ciudad checa de Mlada Boleslav. De momento la firma tiene incluida en su familia iV a los Škoda Superb y Škoda Octavia como híbridos enchufables, mientras que el Škoda Enyaq eléctrico juega el papel de coche halo para la firma en términos de electrificación. No obstante el que ha sido un gran protagonista en estas cifras, el Citigo iV, ya no se comercializa.

A pesar de tratarse de una cifra comedida si la medimos en un contexto generalizado, lo cierto es que atendiendo a que estamos hablando sólo sobre coches eléctricos e híbridos enchufables, se trata de un hecho destacable. Škoda lanzó la producción en serie de su familia iV en septiembre de 2019, y para producir este total de 100.000 unidades tan sólo ha necesitado algo menos de dos años. Durante todo 2020 (y a pesar de que la pandemia paralizara concesionarios y fábricas durante una parte del año) se vendieron un total de 35.000 coches con la distinción iV en su nombre.

Actualmente la planta de Škoda en su país de origen tiene una capacidad de producción de hasta 350 Enyaq iV diarios, si bien es cierto que desde que alcanzara un ritmo de un centenar al día la firma no  ha vuelto a pronunciarse sobre el ritmo de fabricación de su fábrica.

Un Skoda Enyaq iV es ensamblado en la factoría de la firma en la República Checa.

Un Skoda Enyaq iV es ensamblado en la factoría de la firma en la República Checa.

Los planes de electrificación de la firma checa incluyen al menos tres nuevos coches totalmente eléctricos, y pretende haberlos lanzado para antes de 2030, lo que se traducirá según la propia marca en un aumento de hasta un 70 % en sus ventas de coches eléctricos, así como una reducción del 50 % conforme a la media de emisiones actual de Škoda.

Uno de estos modelos será el que SEAT tiene por encargo diseñar y fabricar en España. Se basará en una base derivada de la MEB (a la que se refieren como "MEB Entry") y además del pertinente modelo de Škoda, también veremos homónimos en Audi, SEAT y Volkswagen, además de CUPRA, que ha sido la primera en dar un atisbo sobre el producto final con un teaser del CUPRA Urbanrevel, con un desmesurado alerón, aunque se trata de un modelo aún conceptual.

Volviendo a Škoda, dado que el Enyaq iV se basa en la MEB y buena parte de sus futuros productos también se basarán sobre esta plataforma, Škoda tiene previsto empezar a fabricar sistemas de baterías para la MEB a nivel local, en la propia Mlada Boleslav, lo que también ayudará a la producción de las baterías de sus híbridos enchufables.

El objetivo final es convertirse en una de los cinco fabriacantes de coches más vendidas en Europa en los próximos ocho años, y siendo objetivos lo cierto es que Škoda tiene grandes posibilidades de lograrlo. Como comentado en las primeras líneas de este artícilo, la firma checa tiene un particular posicionamiento como marca dentro del Grupo Volkswagen gracias a productos con una relación entre calidad y precio que pone en jaque, a veces, incluso a la propia Volkswagen. Y es que el fuerte de Škoda como empresa, como comentó su nuevo CEO en la presentación del Enyaq iV, 

Conversaciones: