Híbridos y Eléctricos

SEGÚN BMW

BMW exigirá a sus proveedores que la producción de baterías sea con energía 100% renovable

El 40% de las emisiones de CO2 de un coche eléctrico proviene de la producción de la batería.

Baterías del BMW i3.
Baterías del BMW i3.

El 40% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de un vehículo eléctrico proviene de la producción de las celtas de su batería, según ha indicado el consejero delegado de BMW, Oliver Zipse, que ha asegurado que su compañía se enfocará en este aspecto para reducir sus emisiones.

Zipse ha subrayado que de este 40%, cerca de un tercio de las emisiones proviene del consumo de energía para la fabricación de la celda, por lo que es ahí donde también la firma tiene que poner el foco para disminuir su impacto ambiental.

A pesar de que BMW no produce baterías, Zipse ha indicado que la empresa tiene "mucho peso" en la forma de fabricar de sus proveedores, por lo que irá implementando acciones para que sus auxiliares utilicen energía renovable y ahorrar alrededor de diez millones de toneladas de CO2 en la próxima década.

En este aspecto, el directivo ha explicado que la pandemia del coronavirus ha hecho que se haya acelerado el ritmo para la protección del medio ambiente, por lo que ha reivindicado que BMW llevará la sostenibilidad "a un nivel completamente nuevo", con nuevos objetivos de reducción de emisiones.

Por otro lado, BMW estima que en 2025 necesitará siete veces más litio del que requiere en la actualidad para fabricar las celdas de batería de sus modelos híbridos y eléctricos.

Además, BMW ha reestructurado sus cadenas de suministro para poder ser ella misma la que abastezca a los dos fabricantes de la próxima generación de celdas de batería, CATL y Samsung SDI, para así garantizar la "transparencia" sobre el origen de las materias primas y que se cumplan las normas ambientales y el respeto de los derechos humanos, "prioridades absolutas" para la compañía germana.

La firma también necesitará cobalto, que se obtendrá directamente de las minas en Australia y Marruecos. Los contratos de suministro garantizarán la seguridad del mismo hasta 2025 y más allá, según señala BMW.

BMW ha invertido 200 millones de euros en la construcción del Centro de Competencia de Alta Tecnología de Munich (Alemania), donde trabajan unos 200 profesionales y expertos de todo el mundo y en el que se controla y analiza toda la cadena de valor de las celdas de batería, desde la investigación y el desarrollo hasta la composición y el diseño de las mismas.

Conversaciones: