Híbridos y Eléctricos

EL PRÓXIMO AÑO LLEGARÁ UNA OLEADA DE BERLINAS ELÉCTRICAS PREMIUM

Las berlinas eléctricas premium, un segmento ideal para ofrecer grandes autonomías

Las grandes berlinas premium eléctricas son el vehículo ideal para los directivos de empresas por su carácter de vehículos de representación, la posibilidad de incorporar grandes baterías en su plataforma y las cualidades dinámicas que ofrecen.

Las berlinas premium se plantean como uno de los principales segmentos a electrificar.
Las berlinas premium se plantean como uno de los principales segmentos a electrificar.

El mercado de las grandes berlinas premium, que en muchos casos toman el papel de vehículos de representación, está buscando un nuevo mercado entre los vehículos eléctricos. El ya veterano Model S, único en su especie hasta ahora, recibirá a partir del próximo año una oleada de jóvenes competidores que buscan arrebatarle parte de su mercado.

Uno de los más importantes y que más expectativa está atrayendo es el Porsche Taycan que incluso antes de su presentación en septiembre ya acumula 30.000 reservas. Jaguar también tiene previsto renovar el XJ para convertirlo en una berlina completamente eléctrica en 2020. Y antes de que finalice ese año, Audi apostará por una berlina deportiva como es el e-tron GT.

Tim Urquhart, analista de la consultora de mercados IHS Markit asegura que este tipo de vehículos, en teoría “deberían funcionar realmente bien en el segmento”. La gran longitud de su plataforma deja espacio para alojar en la parte baja del automóvil suficientes celdas y módulos de batería como para lograr autonomías muy respetables. Además, estos modelos se mueven en precios muy elevados y los fabricantes pueden absorber el alto coste de las baterías elevando el precio final del vehículo, sin que eso deba suponer un problema para los potenciales compradores.

Motores eléctricos, batería y sistema de carga del Porsche Taycan

El sistema de propulsión eléctrico ofrece además suavidad de conducción, potencia y par motor confort de marcha (ausencia de ruidos y vibraciones), cualidades todas ellas que son muy apreciadas por los clientes de este segmento.

Urquhart afirma que precisamente, por su función como vehículos de representación, muchos directivos de empresas optarán por ellos, ofreciendo así una imagen más ecológica. “Cuando una empresa invierte una gran cantidad de dinero en un vehículo para este fin, no estará justificado un motor V12, pero sí un coche eléctrico, capaz de enviar un mensaje positivo de la compañía”.

También los híbridos enchufables están logrando hacerse un hueco en el segmento. Hasta mayo, las ventas del BMW 740e, la versión híbrida enchufable de la serie 7 del fabricante alemán, crecieron un 41% representando el 19% de las ventas de este modelo. Por su parte, la nueva variante híbrida enchufable de la Clase S de Mercedes alcanzó el 6% de sus ventas totales. En consecuencia, Mercedes ha anunciado que también está desarrollando una versión híbrida enchufable del AMG GT.

Las ventas del Porsche Panamera híbrido enchufable han superado a las del modelo convencional en Europa desde que Porsche dejó de fabricar motores diésel en febrero de 2018. A pesar de que la demanda de esta variante cayó un 45 % en los primeros cinco meses del año todavía representaban el 52% de las ventas totales. Según un portavoz de Porsche el fabricante atribuye la caída al lento despliegue de los filtros de partículas de gasolina que el Panamera E-Hybrid necesitaba para cumplir con la nueva legislación sobre emisiones. Con esta tecnología ya instalada, espera aumentar significativamente la participación de esta variante en los próximos meses.

La amenaza de los SUV

Sin embargo, una amenaza en forma de SUV se cierne sobre este segmento. El lanzamiento de nuevos todoterrenos como el Audi Q8 y el BMW X7 y sus elevadas ventas iniciales sugieren que los clientes podrían estar cambiando a este tipo de vehículos, aunque “tenemos que esperar para confirmar la tendencia", afirma Felipe Muñoz, analista global de JATO Dynamics.

El Tesla Model X, el Audi e-tron, el Mercedes EQC, el BMW iNext, el Volkswagen ID. Lounge y, en menor medida el Jaguar I-Pace, representan, por ahora, una nueva tendencia marcada por SUV eléctricos que podrían llegar a robar ventas al mercado de las berlinas premium.

El extremo superior del mercado premium está creciendo lo suficientemente rápido como para absorber tanto SUV como sedanes, dijo Sammy Chan, analista de LMC Automotive. En realidad, no se está produciendo una disminución de la venta de berlinas premium sino que en realidad, “los SUV se están sumando al recuento general del segmento”, asegura Chan.

Mercedes-Benz EQC, el nuevo coche eléctrico de Daimler.

Algunas cifras del segmento

LMC predice que las ventas de las grandes berlinas premium alcanzarán cerca de 100.000 unidades en 2022, frente a los 78.000 de 2018. Sin embargo está sufriendo una reducción significativa en el mercado europeo. La consultora apuesta por que el segmento estará formado por vehículos muy diferentes dentro de tres años.

El Mercedes Clase S lideraba este mercado hasta mayo de este año, a pesar de que las ventas en el último año han sufrido un descenso del 22%, según la información del analista de mercado JATO Dynamics. El BMW Serie 7, que ocupaba el tercer lugar en la lista de ventas también ha visto descender sus ventas en un 9%, mientras que el Porsche Panamera cayó hasta el quinto lugar, después de que en los últimos cinco meses sus ventas hayan caído en un 31%.

Esta caída de las ventas también está llegando a los eléctricos, en concreto al único vehículo del mercado en este segmento, el Model S, que experimentó una caída del 52%, aunque muy probablemente parte de este mal resultado es consecuencia de que muchos de sus clientes finalmente se decidieron por adquirir un Model 3. Como resultado, el Model S, líder del segmento en 2017 y 2018, cayó hasta el sexto lugar.

El Mercedes CLS, un sedán de cuatro puertas de estilo cupé que se renovó en 2017 ha experimentado el mayor crecimiento en el segmento. Las 4.689 unidades vendidas supusieron un 76% de incremento colocándolo en el segundo lugar en el segmento. Sin embrago, el Audi A7, en cayó un 1,7% ocupando el cuarto lugar por delante del Panamera.

Conversaciones: