SEGÚN LA CONSULTORA EY

Los fabricantes alemanes, los que más invierten en coches eléctricos

En los últimos dos años, Daimler, BMW y Volkswagen han anunciado inversiones de 4.700 millones de euros para el desarrollo de coches eléctricos.

fabrica-alemania
fabrica-alemania

Los fabricantes alemanes son los que más invierten en coches eléctricos en el mundo, motivados por la presión gubernamental para adoptar automóviles sin emisiones. En los últimos dos años, las automotrices alemanas Volkswagen, BMW y Daimler anunciaron inversiones de 4.700 millones de euros para el desarrollo de automóviles eléctricos, según un estudio de la consultora EY.

La inversión de las tres empresas alemanas superó con creces los 335 millones de euros destinados por los fabricantes estadounidenses y los 19 millones de euros por las empresas japonesas. Sumando las inversiones anunciadas por los 16 fabricantes más grandes el mundo, Alemania representó la fuente de inversión más grande con 3.200 millones de euros destinados a coches eléctricos, mucho más que los 990 millones de euros provenientes de las automotrices de Estados Unidos.

"La importancia de los automóviles eléctricos crecerá considerablemente en el mediano plazo, obligando a los fabricantes de automóviles a aumentar el gasto en la tecnología”, dijo Peter Fuss, especialista en automovilística de EY. Los fabricantes de automóviles alemanes tienen una gran cantidad de modelos híbridos y eléctricos programados para su lanzamiento en los próximos años, lo que afianzará mucho más su posición de liderazgo en el sector.

Regulaciones ambientales a favor de los coches eléctricos.

Cada vez más países se suman a las regulaciones ambientales en contra de los vehículos de combustión interna y a favor de los coches ecológicos. En China, el mayor mercado de automóviles del mundo, los fabricantes enfrentarán desde el próximo año cuotas estrictas para los "vehículos de nueva energía" como proporción de sus ventas totales.

En Europa, la presión sobre la industria ha crecido después de una serie de escándalos, incluida la admisión de Volkswagen en 2015 sobre la manipulación de 11 millones de vehículos diésel en todo el mundo para que parecieran menos contaminantes. Hace poco una corte alemana aprobó una ley para que las ciudades más importantes del país puedan prohibir los motores diésel.

Volkswagen está gastando cerca de 2.000 millones de euros para convertir dos fábricas en Alemania en centros de producción de automóviles eléctricos, mientras que Mercedes-Benz de Daimler planea construir una planta de baterías en Estados Unidos. Otros fabricantes de diferentes regiones como BAIC de China, Renault-Nissan y Tesla siguen superando a las automotrices alemanas en venta de vehículos eléctricos, pero las firmas germanas tendrán un rol mucho más importante en el sector en los próximos años debido a la gran cantidad de coches eléctricos que tienen previsto lanzar.

Conversaciones: