Híbridos y Eléctricos

REALIZADA POR LA NAF NORUEGA

La recarga rápida marca la diferencia: esta prueba con 21 coches eléctricos lo demuestra

IONIQ5 y Audi e-tron GT son los grandes vencedores de la prueba de velocidad de recarga realizada por la NAF de Noruega, gracias a que pueden recuperar del 10 al 80% de la capacidad de sus baterías en tan solo 20 minutos.

Prueba recarga rapida NAF 2021
La Asociación automovilística noruega NAF ha realizado una prueba de velocidad de recarga en corriente continua con 21 coches eléctricos a la venta en su mercado. Foto: NAF.

Aprovechando la prueba de autonomía que la Asociación automovilística noruega NAF (Norges Automobil Forbund) realizó aprovechando el verano del país escandinavo, también se comprobó la velocidad de carga de cada uno de los 21 coches eléctricos puestos a prueba. Todos ellos pasaron por la a estación de Ionity de Dal norte en Gardermoen para comprobar a qué potencia eran capaces de recargar y cuántos kilómetros pueden recuperar tras un cierto tiempo de parada. Los resultados muestran una notable diferencia y también que no es necesario pagar cantidades enormes por un coche para poder recargar muy rápido.

La prueba de autonomía acabó para cada uno de los 21 coches eléctricos que participaban en ella agotando por completo sus baterías y se deteniéndose por completo en la carretera, donde fueron recogidos por una grúa. La prueba de carga se realizó al día en la estación de Ionity de Dal Norte en Gardermoen, a la que llegaron todos tras dos horas de conducción continua, con la batería caliente y con un porcentaje inferior al 10%.

Los 21 coches eléctricos que se han puesto a prueba han sido el Ford Mustang Mach-E (Long Range AWD y Long Range RWD), el Tesla Model 3 (Standard Range y Long Range), el Volkswagen ID.3 Pro S y Volkswagen ID.3 1st Plus y Volkswagen ID.4 1st Plus, el Skoda Enyaq, el Polestar 2, el Audi e-tron GT, el Hyundai Ioniq 5, el Xpeng G3, el BMW iX3, el Mercedes-Benz EQA, el Volvo XC40 Recharge, el Citroën e-C4, el Opel Mokka-E, el Fiat 500, el Honda e, el Mazda MX-30 y, por último el Hyundai Kona de 64 kWh que en la prueba de autonomía se utilizó como vehículo de referencia Los resultados de la prueba dejan un gran contraste entre los modelos probados:

Tabla de resultados prueba velocidad de carga NAF-1

Tabla de resultados de la prueba de recarga rápida realizada por la NAF de Noruega con los 21 últimos 21 coches eléctricos que han llegado a su mercado.

El resultado refleja que dos son los ganadores de la prueba: el IONIQ5 y el Audi e-tron GT, los únicos entre los 21 (a falta del Porsche Taycan) que cuentan con un sistema eléctrico que funciona a 800 V, y que son capaces de alcanzar una potencia de recarga de hasta 200 kW. Una conclusión que demuestra que no es necesario comprar un coche eléctrico premium con un precio tan elevado como el del e-tron GT (104.290 euros por la versión de entrada a la gama) para disfrutar de altas potencias de carga: el IONIQ 5 está disponible en España por 43.620 euros.

De la tabla de resultados se deduce también que cualquiera de los coches eléctricos de esta prueba, los últimos en llegar al mercado, puede recorrer muchos kilómetros sin tener que detenerse en un punto de recarga. El Tesla Model 3 ha sido aquí siempre el mejor, y sigue siéndolo entre los coches que no poseen un sistema de 800 V. La versión Long Range es capaz de recorrer 422 kilómetros con 25 minutos de carga, mientras que el alemán y el coreano recorren 475 y 447 respectivamente tras ese mismo tiempo de parada.

No hay duda de que los avances tecnológicos de las baterías, especialmente en lo que respecta a la reducción de los costes de producción y la capacidad de carga, son clave para establecer las condiciones para la introducción definitiva de los coches eléctricos en el mercado automovilístico internacional: los costes están cayendo y las velocidades de carga aumentando. Esta realidad la demuestra cuando un modelo como el IONIQ 5, presentado este año, es capaz de recargar su batería en la mitad de tiempo que modelos premium como el Jaguar I-Pace o el Mercedes EQC, que llegaron al mercado hace unos años.

A pesar de que todavía no hay un estándar común para la recarga, entre los vehículos nuevos se impone el protocolo CCS Combo 2. De la prueba, solo un modelo emplea el estándar CHAdeMO: el Xpeng G3, de origen chino. Y también hay otra concusión importante que extraer de la que los compradores deben ser conscientes. La velocidad de carga no es el dato puntual que el fabricante ofrece en sus especificaciones técnicas. Lo importante es conocer cómo evoluciona la curva de recarga y cuánto tiempo y entre que capacidades de batería es capaz de mantener la potencia máxima.

Conversaciones: