Híbridos y Eléctricos

ACONSEJA MEJORAS FISCALES

El CEO de SEAT y CUPRA ve "poco pragmáticas” las ayudas para la compra de coches eléctricos

Durante la celebración del Salón de Barcelona, Wayne Griffiths, el CEO de SEAT y CUPRA, fue preguntado sobre el sistema de incentivos para la compra de vehículos eléctricos. Considera que son necesarias, pero que hay mejores vías.

Wayne Griffiths_Cupra_portada
Wayne Griffiths, CEO de la marca CUPRA, junto al UrbanRebel

En octubre del año pasado Wayne Griffiths se convirtió en el CEO de SEAT y CUPRA tras una carrera de 23 años en Audi. La semana pasada, aprovechando la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona, comentó la poca “practicidad” de las ayudas actuales por parte del Gobierno para la compra de coches eléctricos. Cree que hay otras vías más útiles y viables para poder realizar la transición a la movilidad sostenible de una forma más sencilla y equilibrada.

En una entrevista realizada a Europa Press, el flamante CEO de SEAT y CUPRA, que celebra un año en el puesto, ha declarado: «Si tú tienes un coche tan antiguo porque no puedes permitirte comprarte uno nuevo y tiene tantos años que tienes que achatarrarlo, no sé si vas a ser el cliente que tiene tanto dinero para comprar ahora el coche eléctrico».

Por ese motivo entiende como algo lógico y «técnicamente correcto» que la gente se tenga que desprender de un coche contaminante para comprar un coche eléctrico, aunque reconoce que esa forma de concebir la realidad no es nada pragmática. En relación a las ayudas otorgadas por el Plan MOVES III, el señor Griffith también ha comentado la necesidad de las mismas tal y como se ha podido demostrar en otros países donde el mercado eléctrico es mucho más intenso.

wayne-griffiths-cupra_01

Wayne Griffiths junto al CUPRA Born.

«Solo hay que mirar los países de Europa donde esto ha pasado ya, sean los países escandinavos, Holanda, Inglaterra o sea Alemania, donde es un 23% del mercado ya, viniendo de nada y en muy poco tiempo». El CEO considera que no hay que hacer muchas cábalas para desplegar el coche eléctrico en los mercados, «no es ciencia de cohetes», según sus propias palabras. A pesar de todo ello considera que hay formas más eficaces para conseguir el objetivo, como los beneficios fiscales.

Ante todo, demanda liberar ciertas complejidades burocráticas para la implementación de la movilidad sostenible, llegando incluso a introducir alguna medida fiscal ventajosa como ocurre en Alemania con los coches de las flotas de empresa. «Allí tienes que pagar un tanto por ciento del valor del coche al mes como impuesto. Para un coche medio de 40.000 euros podrían ser 200 euros al mes: eso es cero si es un coche eléctrico. Entonces hay mucha gente en empresas que quiere un coche eléctrico de empresa para no pagar el impuesto», ha explicado.

Wayne Griffiths considera que tales medidas serían mucho más rentables para la verdadera implantación del coche eléctrico en nuestro parque de automóviles, el cual no podemos olvidar que es de los más viejos dentro de la Unión Europea. En sus propias palabras: «más fácil, no tan complicado y nada sofisticado». A modo de despedida, el máximo directivo de la marca española ha advertido que España está a la cola del coche eléctrico y que eso es algo que tiene que cambiar si queremos convertir nuestro país en un hub de la movilidad eléctrica, tal y como han afirmado diversas fuentes del Gobierno. Antes de llegar a eso habrá que empezar a vender coches eléctricos.

Conversaciones: